Si bien los efectos de la industrialización primero y la globalización después, no han logrado permear a las comunidades indígenas y rurales con la tecnología, se requiere realizar un trabajo social y contar con la voluntad de las autoridades federales, estatales y municipales para contrarestar sus carencias y avanzar en el posicionamiento de su identidad indígena.

 

Leticia Soriano Aparicio, académica e investigadora de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM,  destacó que México es un país racista, discriminador y clasista,  en el que no existe el trabajo social para modificar esta situación en la que viven millones de personas en el país.

De acuerdo a la catedrática los espacios para las comunidades indígenas y rurales dentro de las esferas del poder e incluso dentro de la academia están cerrados completamente.

Reiteró que la riqueza de oportunidades en nuestro país,  no se realiza por inconvenientes de la lejanía, tiempo o carencia de infraestructura, riquezas que hay pero  que son imposibles de alcanzar por la falta de oportunidades.

Soriano Aparicio señaló que existe una desconexión, desconocimiento y falta de publicaciones sobre el tema , no hay  prácticas de pertinencia sociocultural para poder intervenir  en las comunidades originarias, menos aún con la irrupción recientemente del crimen organizado y la violencia.

Hizo notar que ya ha participado en la indagación de aspectos escolares, dentro de centro penitenciario para conocer la situación de la salud de esta población.

Dio a conocer que la ENTS de la UNAM trabaja en la modificación del plan de estudios dentro de la licenciatura de trabajo social para incluir como asignatura obligatoria, el aprendizaje de la lengua nahua, así como la realización de prácticas escolares en zonas rurales.

Con más de tres lustros como investigadora y asesora, Soriano Aparicio ha acompañado a pueblos originarios en diversos proyectos, en un intento por contrarrestar las carencias y avanzar en el posicionamiento e identidad indígena.

La académica ha efectuado trabajos de asesoría en poblados indígenas donde se instalado o pretendido desarrollar, megaproyectos de infraestructura como plantas hidroeléctricas en Oaxaca y gasoductos en Puebla, proyectos mineros al norte de Argentina y Presas en Costa Rica.