14 junio, 2024
  • El impulso de la vivienda popular depende de encontrar nuevas fórmulas de financiamiento y acceder a terrenos urbanos más baratos
  • El titular del FONHAPO, Ángel Islava Tamayo participa en el Simposio “Las Finanzas Populares y El Desarrollo de la Vivienda Sustentable y de Autoproducción”, organizado por la Universidad Anáhuac, Campus Sur

Los gobiernos de las 32 entidades federativas del país, incluyendo el de la Ciudad de México, deben facilitar el acceso a terrenos urbanos baratos para construir vivienda popular, y cerrar el paso a la especulación con la tierra, señaló el director general del Fideicomiso Fondo Nacional de Habitaciones  Populares (FONHAPO), Ángel Islava Tamayo, al participar en el Simposio “Las finanzas populares y el desarrollo de la vivienda sustentable y de autoproducción”, organizado por la Universidad Anáhuac Campus Sur.

Islava Tamayo hizo énfasis en la necesidad de buscar y encontrar nuevas fórmulas de crédito y financiamiento para vivienda popular, a fin de permitir el acceso a los más pobres del segmento de los “no afiliados a la seguridad social”. Y consideró urgente crear un sub segmento en este sentido.

“Los intermediarios financieros deben bajar sus tasas de interés a este sector. Puedo entender que las tasas de interés no bajan por decreto; sé también que los costos de originación del crédito en zonas tan dispersas y difíciles de acceder son muy caros, pero no podemos dar el mismo trato al que gana 2.5 salarios, que a quien percibe 2.1 o 1.5 salarios; si no entendemos esa parte, si no nos atrevemos a ofrecer mejores productos, estamos condenando a estas familias a que no tengan una mejor condición de vida”.

viviendad

El  Titular del FONHAPO apuntó que uno de los ejes centrales para tener la oportunidad de obtener una vivienda social-popular “nos son los plazos, son las tasas de interés; eso es lo que tenemos que analizar para poder ofrecer mejores productos. Si se siguen  promoviendo tasas de interés del 26 o hasta el 50 por ciento en estos sectores, lo único que vamos a tener es que nadie va a participar y este rezago nunca se va a ver disminuido”.

“Debemos poner a las familias de más bajos recursos en el centro de la política pública, pero entender por supuesto, las necesidades y las capacidades económicas reales que las mismas tienen.  En el FONHAPO se atiende a las familias que ganan de 2.5 salarios mínimos para abajo, básicamente en zonas rurales, y lo hacemos también en muchas zonas urbanas que no han sido atendidas porque diversas instituciones de crédito no han confiado en ellas, cuando éstas  tienen el menor índice de morosidad, por ejemplo de un banco comercial”, anotó Islava Tamayo.

Ante representantes de organismos públicos y privados del sector vivienda, investigadores y estudiantes,  Islava Tamayo planteó la relación salario-crédito, y puso como ejemplo el caso de la Ciudad de México: “Al no haber condiciones de suelo barato estamos obligando a las familias de escasos recursos a irse a las periferias a seguir generando cinturones de marginación y hacer, de una problemática que pudiera tener una solución, una situación de reproducción de pobreza”.

Ángel Islava Tamayo insistió en la imperiosa necesidad de que los gobiernos de las 32 entidades del país, incluyendo a la ciudad de México, faciliten el acceso económico a terrenos urbanos baratos para construcción de vivienda popular para apoyar a los más necesitados, y así conformar un frente real y efectivo en el combate a la pobreza, la marginación y el hacinamiento.

Islava Tamayo concluyó su ponencia al destacar  que el FONHAPO sigue al pie de la letra las instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto de otorgar vivienda digna a quienes más lo necesitan, canalizadas con precisión por la titular de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), maestra Rosario Robles Berlanga,  de acuerdo a la Política Nacional de Vivienda y al Plan Nacional de Desarrollo.

La inauguración estuvo a cargo de Jorge León Wolpert Kuri, director general de Desarrollo Urbano, Suelo y Vivienda de la Sedatu y por Alfonso Serrano Gómez, presidente del Consejo Nacional de Vivienda Verde Sustentable (CONVIVES).

 

About The Author