Ciudad de México a 18 de junio de 2020.-La alta vulnerabilidad en que viven, las condiciones deficientes de infraestructura médica y la importación de casos de la población trabajadora, ocasionaron entre otros factores que la pandemia del Coronavirus haya cobrado la muerte por COVID-19 de 834 personas entre la población de las comunidades indígena y rural de México, informó el Subsecretario de Salud, Hugo López-Gattel.

Al participar durante la novena conferencia del ciclo Autosuficiencia Alimentaria e Innovación Tecnológica, con el tema: «Cómo afrontamos a la pandemia de COVID-19 en el medio rural y las regiones indígenas» , que organizó la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) el epidemiologo detalló que los de los casos confirmados en la zona indígena suman del 28 de fecbrero al 15 de junio, mil 760 confirmados y 327 decesos; mientras que en las áreas rurales son cuatro mil 75 casos positivos y la muerte de 507 personas.

En videoconferencia López Gattel subrayó que lo más lamentable de estos registros, es que la mayoría de los decesos que se reportaron en las zonas indígenas y rurales estuvieron asociados a enfermedades como la diabetes, hipertensión y obesidad, lo que revela que se la atención a la salud debe estar enfocada en trabajar en acciones de prevención y modificación de hábitos nutricionales entre la población.

Los datos reportados del 28 de febrero al 15 de junio en las zonas indígenas, señalan que se estudiaron a 4,157 personas, de los cuales 1760 fueron casos confirmados, 428 sospechosos, 1969 negativos, 222 confirmados activos y 327 defunciones. Y los estados donde se reportaron el mayor número de afectados fueron: Yucatán, Oaxaca, Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Quintana Roo, Chiapas y Tabasco.

En lo que se refiere a la comorbilidades en las defunciones acumuladas de la población indígena, 40% estuvo asociada a la diabetes, 40% hipertensión, 27% obesidad.

En tanto que en que en las comunidades rurales han sido confirmados 4075 casos, 1,609 sospechosos, 670 confirmados activos, 18,285 negativos acumulados, 307 defunciones y 13969 personas estudiadas, siendo Oaxaca, Tlaxcala, Yucatán, Estado de México, Guerrero, Puebla, Hidalgo, Veracruz, y Michoacán, los estados donde más de reportaron decesos y donde la diabetes estuvo presente en un 38% de los casos, un 40% de hipertensión y 30% la obesidad.

López Gattel consideró que México tiene serios problemas de inequidad y desigualdad económica, que han polarizado la vida pública en muchos aspectos, inclusive dijo, el de las «identidades sociales y culturales», y que la epidemia se importo a las comunidades indígenas, a través de la relación empleador- empleado a través de las trabajadoras domesticas o empleados de la construcción, porque fue desde los grupos de más altos ingresos donde se  inició la propagación del virus

Reconoció que dadas las condiciones de pobreza y aislamiento geográfico y social en que se encuentran estas comunidades no ha sido posible ampliar los servicios de salud y ampliar la cobertura e identificar a las personas en riesgo y actuar para ante los brotes epidémicos en estas zonas de la geografía nacional.

Destacó la necesidad de poder desplazarse a las comunidades rurales a través de distintos recursos para promover la salud a fin de detectar con oportunidad a las personas en riesgo e identificar casos y actuar ante brotes epidémicos en estas zonas.

Respecto a las manifestaciones de rechazó que se han registrado por algunas comunidades en Chiapas para que no se permitan la entrada de personal médico y de enfermería, sostuvo que grupos no identificados han propagado audios y videos con información falsas para confundir a la población son la supuesta fumigación aérea del virus, situación que no tienen prevista, pero ha creado un estado de alerta y miedo.

Por su parte Adelfo Regino Montes, titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), reconoció que la propagación del virus por estas zonas indígenas y rurales en las últimas semanas, se ha ido extendiendo y lo más complicado de esto es que no existen la infraestructura hospitalaria ni médica para actuar con eficiacia, en ese sentido reconoció el trabajo que han venido realizando las médicas y médicos tradicionales para apoyar al sector salud.

Otras de las acciones que se han realizado es la traducción de los materiales de apoyo en 56 de las 68 lenguas que existen en el país y que han jugado un papel muy importante en la prevención del contagio; así como el contar con el apoyo de las 22 radiodifusoras indígenas que existen en el país.