Palabras JJustas

Lulú Ovilla

La plataforma Tik Tok es una de las aplicaciones que más están usando en estos momentos tanto personas jóvenes, unas no tan jóvenes y hasta adultos mayores, ahora que el aislamiento por el Coronavirus, nos tiene enclaustrados en nuestras casas, unos la utilizan para calmar un poco el aburrimiento, otros para vender algún producto, en fin, esta aplicación ha sido utilizada en esta pandemia como un paliativo ante el hastío.

Hace unos días la doctora, Karla Daniela Ramos Reyes, quien fungía como Directora de la Clínica de la Mujer Oriente, tuvo el desatino de realizar un video a través de la plataforma Tik Tok, con un lenguaje inapropiado y con el uniforme puesto, esto provoco, la ira, indignación, ofensa, de quienes pudieron ver en las diferentes redes sociales, la osadía de la ex funcionaria, diciendo: que irrespetuosa, que vulgar, que atrevimiento, no respeta su uniforme.

Esos fueron algunos de los calificativos que recibió la doctora Ramos Reyes, en sus redes sociales, por supuesto que hubo muchos ataques elevados de tono, fue un linchamiento sin ninguna consideración, las críticas se dividieron entre quienes conocen su trayectoria a pesar de su joven edad y la de quienes la conocieron solo por el famoso video, lo que para ella fue solo el hartazgo ante la indiferencia e ignorancia de mucha gente.

Karla Daniela Ramos, no ofendió el uniforme de médico que traía puesto, se encontraba fuera de sus actividades y mientras eso suceda, ella tiene derecho hacer lo que mejor desee, todos tenemos derecho a un momento de relajamiento, porque han sido tan duros a la hora de criticar a una servidora pública, que ha tenido buen desempeño en sus labores, ella llego a un punto del hartazgo como mucho de nosotros.

¿Qué les espanta?, ¿Qué les ofende?, el calificativo que utilizo para llamar al miembro genital masculino, ¡por dios! Estamos en pleno siglo XXI, no en la santa inquisición, el mote que utilizo la ex funcionaria la traen todo el tiempo los y las jóvenes de ahora, incluso niñas y niños de tan solo 12 a 13 años, lo dicen sobre todo cuando andan entre amigos, todos lo escuchan muy común y esta tan normalizado, que nadie dice nada, les parece gracioso, incluso.

Pero tenían que salir quienes querían protagonizar un linchamiento mediático a la joven doctora, creyendo que con eso hacían las cosas correctas y solo exhibieron su doble moral, según ellos la ex funcionaria no cuido las formas y su responsabilidad, ¡por supuesto que sí! Pero en horas de trabajo, no fuera de ellas, en momentos tan difíciles quien  se arriesgaría a perder su empleo, nadie en su sano juicio.

Desafortunadamente, hoy en día las redes sociales se han convertido en un arma de doble filo y no se debe ceder ante presiones sin tener un juicio imparcial, sencillamente es injusto, para una persona, sea hombre o mujer, la llamaron mediocre, sin saber lo que significa este calificativo, lo dijeron enervados, mediocre significa: alguien que no tiene talento, que no tiene capacidad y ella tiene la honrosa profesión de médico, que no cualquiera.

Desconozco si la renuncia “voluntaria” de Ramos Reyes, a tan grave osadía, ya fue aceptada por el Dr. José Manuel Cruz Castellanos, actual Secretario de Salud en Chiapas, de quien esperamos un comportamiento, profesional e imparcial, que no tuvieron otros funcionarios y restituirla a sus actividades, a la ex Directora de la Clínica de la Mujer Oriente, y que ofrezca para los indignados, los agraviado, una disculpa.

Los señores Patricia Reyes Navarro y Francisco Javier Ramos González, padres de la joven Dra. Karla Daniela Ramos Reyes, estuvieron en total desacuerdo en las acciones que se emprendieron en contra de ella, por el video que publico en la plataforma Tik Tok, y la defienden como cualquier padre cuando le tocan a un hijo, lamentan mucho el error que cometieron con su hija y hacen un llamado para que rectifiquen su conducta hacia ella.

Las reacciones a tan ofensivo “acto de insensibilidad”, por parte de la Dra. Karla Daniela Ramos Reyes, hoy ex Directora de la Clínica de la Mujer Oriente, fue pedirle su renuncia  para dar inicio a una investigación, pues sino mato a nadie, no robo, solo tuvo el desatino de jugar un momento en su rato de ocio que le permitieron sus múltiples ocupaciones.

Los médicos también son seres humanos, no robots, aunque a decir verdad, así se les puede ver, las jornadas laborales por el Covid 19, son muy agotadoras, extenuantes y unos minutos de relajación no le cae mal a ningún médico, ahora bien, como lo haga eso es lo que están juzgando y ¿Bajo qué argumento?, cuando hemos podido apreciar que se han disparado los casos de fallecimiento por la pandemia y esto es lo que ha causado molestia.

El hartazgo por los que no creen que el Covid 19 exista, lo hemos podido constar a través de los diferentes medios de comunicación, se ha propagado a través de mensajería de whatsapp audios donde se incita a la violencia para evitar que personal de Salud se encargue de fumigar por la propagación del dengue, así como decir también que es un invento del gobierno y una sarta de mentiras.

Esto ha ocasionado que los fallecimientos en nuestro estado crezcan de manera alarmante, pues este hartazgo es lo que ocasiono que la ex Directora de la Clínica de la Mujer Oriente, Karla Daniela Ramos Reyes, en un momento que sus actividades se lo permitieron, entro a su plataforma Tik Tok y con un lenguaje muy común entre jóvenes y díganme que no, empezó a expresar su molestia ante la indiferencia e ignorancia de mucha gente.

Algunos funcionarios pidieron la cabeza de la Dra. Karla Daniela Ramos Reyes, olvidándose del buen desempeño que hasta antes de la publicación de su video había tenido, cuantos funcionarios, políticos, no hemos visto cometer una serie de barbaridades y con una disculpa todo queda arreglado, continúan en sus cargos y vuelven a cometer una y otra vez cada disparate que muchos hasta se los aplauden, ¿O no?.

Lo más común hubiera sido que la Dra. Karla Daniela Ramos Reyes, hubiera pedido una disculpa, después de todo muchos lo hacen, porque a ella no se le permitió, un error, un resbalón, lo comete cualquiera, somos humanos, porque crucificarla de esa manera, le han destruido su  vida profesional, la han exhibido, la dejaron sin empleo y su expediente laboral ha quedado manchado de por vida.

Porque ensañarse así con alguien, el uniforme que porta lo trae con mucho orgullo, de otra forma, no hubiera estudiado la carrera de medicina, no ofendió a nadie, solo empleo mal un calificativo, porque de pronto se sienten con la calidad moral para desprestigiar la carrera ascendente que traía la doctora, Karla Daniela Ramos Reyes, que no tenemos ya suficientes problemas con la pandemia.

No juzguemos como si fuéramos la santa inquisición, en estos momentos tan difíciles que se están viviendo en nuestro país, lo menos que debemos hacer es abonarle a la desestabilización, a la crítica destructiva, en estos tiempos de Covid 19, lo que necesitamos son médicos activos, enfrentando esta terrible pandemia que está azotando al mundo, no los queremos en su casa, cuando gente con Coronavirus los necesita.