Por su importancia en la alimentación y en la cultura de Tenochtitlán y de los pueblos originarios del Valle Central, el amaranto del pueblo de Santiago Tulyehualco, ya es considerado como patrimonio cultural intangible de la Ciudad de México.

El anuncio fue dado a conocer, por el titular de la Secretaria de Cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez Martín y delegado en Xochimilco, Avelino Méndez Rangel, durante la clausura de la  III Fiesta de las Culturas Indígenas, Pueblos y Barrios Originarios de la Ciudad de México,  que llegó a su  fin el pasado domingo

Ambos  funcionarios, encabezaron el acto protocolario de la declaratoria, la cual fue publicada el viernes 2 de septiembre en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, cuyo decreto fue firmado por el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

“Se preguntarán por qué declaramos como patrimonio intangible a algo que huele y sabe tan rico. Lo que se declara no solamente es al amaranto y a la alegría como objetos, sino se declara a toda la cultura que está detrás, a la memoria histórica, a los saberes que los pueblos guardan para convertir al amaranto en un dulce exquisito”, expresó Vázquez Martín.

 

AMARANTODestacó que la fiesta dedicada a la visibilización de las culturas indígenas, será una celebración que se organice cada año en el lugar que vio florecer a Tenochtitlán y a los pueblos originarios que tenían al amaranto como base de su alimentación.

“La queremos así porque los saberes populares, los saberes indígenas nos son necesarios a todos, seamos o no indígenas, porque el mundo moderno necesita de esos saberes para salir de muchas pesadillas que nos encontramos. Gran metáfora con la que cerramos hoy, gran metáfora en esta capital indígena que nos deja el pueblo de Tulyehualco”, externó.

El jefe delegacional en Xochimilco, Avelino Méndez Rangel, recordó que el amaranto casi fue erradicado en durante la conquista española, debido al carácter ritual que los pueblos prehispánicos le daban a esta semilla, “pero aquí estamos los xochimilcas después de 500 años cultivando el amaranto, dándole alegría a los mexicanos”, dijo.

Tras destacar la reivindicación histórica del amaranto, Apolo Franco, representante del Sistema Producto Amaranto A.C., agradeció al Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera; a la SCCDMX, a la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) y a la Universidad Autónoma Metropolitana por hacer posible la declaratoria.

“Santiago Tulyehualco pertenece a la delegación Xochimilco, pueblo y tierra de amaranto, que lo ha visto florecer generación tras generación convirtiéndose en una emblemática semilla que guarda profundad raíces históricas, manifestándose a través de las costumbres, tradiciones y creencias que se reflejan en el orgullo de los productores”, indicó.