24 junio, 2024

Ciudad de México, 2 de febrero.- A nivel mundial se calcula que la degradación de los humedales en las últimas cuatro décadas es del 40 por ciento, ello por presiones en el cambio de uso del suelo, urbanización, deforestación, rellenos, desvíos, extracciones (pesca, maderas y pasturas), uso agrícola, industrial, introducción de especies exóticas invasoras, contaminación y cambio climático.

Los humedales contribuyen de modo decisivo al bienestar humano al desempeñar funciones de las cuales se derivan múltiples beneficios. Son fuentes de agua, mitigan sequías e inundaciones, suministran alimentos, albergan rica biodiversidad y almacenan carbono, entre muchos otros servicios ecosistémicos.

Por su importancia este 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, instituido por la Organización de las Naciones Unidas, y aunque el término engloba amplia variedad de ecosistemas, todos los humedales comparten una propiedad primordial: el agua, el elemento clave que define sus características físicas, vegetales, animales y sus relaciones.

La perspectiva mundial sobre los humedales, estima que su extensión ha disminuido rápidamente, su degradación tiene efectos negativos en la naturaleza y las personas.

En el lenguaje común los humedales son conocidos como charqueras, pantanos o manglares a los ubicados en la costa, son áreas que permanecen en condiciones de inundación o con suelo saturado con agua durante períodos considerables de tiempo. Están representados por extensiones de marismas, pantanos y turberas o superficies cubiertas de agua, ya sean de régimen natural o artificial, de forma temporal o permanente, estancada o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluyendo las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no excede de seis metros.

Se distinguen también por las características particulares de sus suelos y por la presencia de plantas y animales adaptados a las condiciones de inundación o de alternancia de períodos de anegamiento y sequía. No son necesariamente transiciones entre los sistemas acuáticos y terrestres, sino que poseen características estructurales y funcionales propias, que los diferencian de unos y otros.

Especies de flora y fauna silvestres dependen completamente de los humedales. Son hábitats de suma relevancia para especies migratorias como las aves y cobijan a especies amenazadas. Algunos poseen una alta proporción de especies endémicas, es decir que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo.

Los tipos de humedales existentes varían con respecto de su localización, régimen de inundación o tipo de vegetación. En México, se clasifican tres ámbitos: marinos y estuarinos, lacustres, y palustres.

Los humedales son reconocidos por las múltiples funciones, sirven de hábitat, ya que brindan refugio para una gran variedad de fauna acuática, terrestre y de aves. Para la obtención de recursos alimenticios, medicinales y ornamentales, todos éstos, resultado de los procesos químicos y biológicos.

Son de gran belleza escénica, aporte recreativo y educacional, además de regular procesos ecológicos esenciales para la vida, como los ciclos hidrológicos y de carbono. (Redacción MEXICAMPO).

About The Author