El producto elaborado a partir de clavo de olor elimina el ácaro de la varroa que causa la muerte de abejas melíferas

 

En México se pierde el 50 por ciento de la producción apícola y las exportación de miel se ha reducido hasta e un 40 por ciento,  debido a la  infección por ácaros varroa que ataca a las abejas melíferas y provoca una alta tasa de mortalidad. Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un producto natural de liberación prolongada que mata los ácaros, no causa efectos secundarios en las abejas y es inocuo para la miel.

Diana Suárez Salgado y José Abraham Villa Melchor, estudiantes de posgrado del Centro de Biotecnología Genómica (CBG),  señalaron que los ácaros varroa pueden acabar con toda una colmena. Estos ácaros se han hecho resistentes a los productos químicos, lo que reduce las alternativas para combatirlos. Por ello pensaron en el desarrollo de un producto de origen natural con enfoque ecológico y biorracional para eliminarlos.

Para elaborar el compuesto consideraron que los aceites esenciales derivados de plantas son un conjunto de compuestos químicos, como los monoterpenos que actúan en procesos conductuales y fisiológicos en diferentes parásitos. Además, el uso de productos derivados de compuestos naturales reduce la posibilidad de producir miel contaminada con productos químicos o sintéticos y provoca que los niveles de producción y exportación aumenten anualmente en la apicultura mexicana.

abejas

Los alumnos de la maestría en ciencias en biotecnología genómica extrajeron del clavo de olor (Syzygium aromaticum) un derivado de aceites esenciales denominado eugenol en un dispositivo de liberación prolongada que consta de “perlas de olor” con características de retención y fácil impregnación del compuesto, el cual penetra a través de las antenas de los ácaros, les afecta el sistema nervioso y debilita las paredes de sus células, lo cual provoca que dejen de alimentarse y mueran.

Indicaron que los productos para eliminar este tipo de plaga se aplican mediante tiras de cartoncillo o plástico y geles. En este caso introdujeron el eugenol en perlas de polipropileno, las cuales colocaron en pequeños costalitos de tela porosa que colgaron sobre los bastidores.

Las perlas liberan el compuesto de manera prolongada hasta por cuatro semanas y sus creadores aprovechan la corriente de aire, que de manera natural producen las abejas, para mantener la temperatura de la colmena, para distribuirlo de manera homogénea y lograr que esté biodisponible durante todo el ciclo productivo del insecto, desde su estadio larvario, operculado, nacimiento, vida dentro y fuera del panal.

El tratamiento tiene una efectividad arriba del 80 por ciento en las primeras 48 horas y al tener las perlas biodisponibilidad de 3 o 4 semanas, se garantiza el crecimiento sano y normal de las abejas en sus diferentes estadios y la producción de miel de alta calidad.

Los jóvenes politécnicos señalaron que actualmente México ocupa el sexto lugar mundial como productor de miel de abeja y el tercero como exportador a mercados internacionales de Europa, Asia y Medio Oriente, por ello el dispositivo desarrollado representa una alternativa eficaz e inocua que permitirá suplir el uso de tratamientos químicos y sintéticos, además de que ayudará a disminuir los problemas en la producción apícola.

La miel que se obtiene después de aplicar el tratamiento cumple con los estándares de calidad establecidos por la reglamentación europea, ya que no contiene residuos de ningún compuesto químico que causen efectos secundarios en la salud humana.

El registro de patente del producto se encuentra en trámite, más adelante se probará el compuesto con el apoyo de un productor apícola del estado de Tamaulipas y se establecerán los mecanismos para transferir la tecnología y extender los beneficios del desarrollo politécnico al mayor número posible de productores.