Por invadir 265 hectáreas de la categoría de Área de Protección de Recursos Naturales de Zona Protectora Forestal de la cuencas de los ríos del Valle de Bravo de Malacatepec, Tilostoc y Temascaltepec, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Procuraduría General de la República (PGR), desplegó un operativo que dio como resultado la  inhabilitación de una plantación aguacatera ilegal, además de derribo de 92 mil 750 árboles de aguacate.

Dichas plantaciones se ubicaban dentro del Área Natural Protegida (ANP) de orden federal, y luego de diligencia judicial que ordenaba el cateo a dicho predio, se logró desmantelar la infraestructura hidráulica y eléctrica de las que no se tienen autorizaciones ambientales federales, al tiempo que se deshabilitaron dos bombas de agua con capacidad de 25 caballos de fuerza, y tubería de cuatro pulgadas de diámetro, tractores y postes de luz, así como tambos de gasolina, cables, mangueras, machetes, fertilizantes, implementos de fumigación y herramienta diversa.

La acción judicial de la PGR fue en atención a las denuncias ciudadanas recibidas en la Profepa, por lo que se interpusieron las denuncias penales correspondientes ante el ministerio público de la federación por el derribo de macizo forestal en 265 hectáreas.

En seguimiento a la carpeta de investigación iniciada por delitos contra la biodiversidad, un juez de distrito obsequió orden de cateo a fin de revertir el daño ambiental en terrenos de vocación forestal en los cuales talaron bosques para plantar aguacate sin la autorización correspondiente de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

En cumplimiento de la orden de cateo, la PGR coordinó el operativo para desmantelar las plantaciones aguacateras asentadas en el municipio de Temascaltepec, Estado de México.

El operativo consistió en derribar las plantas de aguacate y destruir el sistema de riego de dichos sembradíos, la Profepa actuó como coadyuvante en las acciones implementadas para llevar a cabo el cateo antes mencionado. Se tuvo el apoyo de 275 elementos de Secretaría de la Defensa Nacional , 80 de la Gendarmería Ambiental, 850 de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana, 110 de la Protectora de Bosques del Estado de México, 5 de la Comisión Nacional del Agua; 8 de Comisión del Agua del Estado de México, y 14 de Profepa.

En la zona en cuestión mejor conocida como “APRN Valle de Bravo”, en la cual predominan varios tipos de vegetación como son los bosques de oyamel, los bosques de pino, pino-encino y vegetación secundaria, por lo que debe ser considerada como un área prioritaria por su cercanía con los centros urbanos más importantes de la zona en el Estado de México como Valle de Bravo y Toluca.

Además, ésta ANP juega un papel fundamental como regulador bioclimático, refugio natural para gran cantidad de organismos que enriquecen la diversidad.

La importancia de la protección del APRN Valle de Bravo, radica en que forma parte de la Región Hidrológica del Río Balsas, una de las más importantes del país pues provee de agua a los municipios del Valle de México, así como a la Ciudad de México, de su

equilibrio depende la captación y abastecimiento de agua que aporta un caudal aproximado de 16 metros cúbicos por segundo al sistema Cutzamala.

Además, en dicha ANP existen macizos de bosque mesófilo de montaña, el cual es un ecosistema muy apreciado a nivel internacional en peligro de desaparecer.

Cabe señalar que en los terrenos en los cuales se llevó a cabo el operativo, se pretende realizar una reforestación con las especies de pino adecuadas por parte de la Protectora de Bosques y la Comisión Nacional Forestal, a fin de revertir el daño ambiental.  Redacción Mexicampo