Impulsada por la Olimpiada Mexicana de Matemáticas y la Sociedad Matemática Mexicana una delegación de 6 talentosos estudiantes mexicanos participó el pasado mes de febrero en la 8ª edición del Romanian Masters of Mathematics (Olimpiada Rumana de Campeones en Matemáticas), una de las competencias más desafiantes para estudiantes de nivel bachillerato a nivel mundial, con notables resultados.

La delegación mexicana estuvo compuesta por Ariel Leonardo García Morán, de Jalisco, quien obtuvo medalla de plata; Kevin William Beuchot Castellanos, de Nuevo León; Antonio López Guzmán, de Chihuahua; y Olga Medrano Martín del Campo, de Jalisco, ganadores de medallas de bronce.

También participaron José Ramón Tuirán Rangel, de Hidalgo; y Alfredo Alef Pineda Reyes, del Estado de México, quien logró una mención honorífica; así como Julio Brau y David Torres que se desempeñaron como líder y co-lider respectivamente y formaron parte del jurado calificador.

La participación en este concurso es exclusivamente por invitación y Rumania únicamente convoca a los 20 países más destacados del mundo en la Olimpiada Internacional de Matemáticas. 2016 es el segundo año que participa México y el primer año que lo hace con un equipo completo de 6 integrantes.

Rogelio Valdez Delgado, presidente de la Olimpiada Mexicana de Matemáticas (OMM) explicó que es el concurso más exigente del mundo para jóvenes de secundaria y preparatoria. “Consta de dos días de pruebas. Cada jornada los jóvenes disponen de 4 horas y media para concentrarse y resolver 3 problemas que

son realmente difíciles. No pueden usar calculadora, libros, ni acceso a internet, únicamente regla, lápiz y compás. Lo que se evalúa, además de su conocimiento, es principalmente su creatividad y la habilidad o la destreza matemática para resolver el ejercicio” agregó.

Para lograr los notables resultados en Romanian Masters of Mathematics los estudiantes recibieron entrenamiento especial durante el año pasado, el cual consistió en reuniones, cada seis semanas, durante 10 días con miembros del comité de la Olimpiada Mexicana de Matemáticas, para intensas jornadas de entrenamiento con duración de hasta 8 horas en las que aprendieron temas de nivel universitario.

El presidente de la OMM dijo que estos resultados son muestra de que con el trabajo y esfuerzo de todos los que participan en la Olimpiada Mexicana de Matemáticas se puede identificar y entrenar a mexicanos realmente talentosos para las matemáticas que pueden medirse con los mejores del mundo.

Asimismo, opinó que más niños y jóvenes podrían disfrutar las clases de esta materia y destacar, si el sistema educativo promoviera el estudio de las matemáticas de modo creativo, buscando desarrollar el razonamiento y la imaginación de los jóvenes en lugar del modo tradicional que se basa en la memorización y mecanización.

Ariel Leonardo García Morán, estudiante de la Universidad del Valle de México Campus Guadalajara Norte, comentó que para él resultó muy satisfactorio acudir a la competencia Romanian Masters of Mathematics. “En el ambiente se percibía que ahí estaban los mejores del mundo y aun así pudimos competir y obtener buenos resultados, además fue muy agradable visitar el país y conocer a otras personas que comparten los mismos intereses”.

El ganador de medalla de plata dijo que dependiendo de sus otras actividades escolares hace lo posible por dedicar por lo menos tres horas al día a resolver problemas de matemáticas y que se prepara para la próxima olimpiada internacional (que se llevará a cabo en el mes de julio en el continente asiático) donde representará a México y su reto será obtener medalla de plata u oro.

Añadió que para él las matemáticas son muy útiles para entender el mundo y apoyar el desarrollo de otras ciencias pero principalmente sirven para pensar de una manera más racional y crítica.

Por su parte, Olga Medrano Martín del Campo quien durante los entrenamientos dedicó con gusto hasta 8 horas al día a resolver problemas de matemáticas, dijo que aunque esta disciplina tiene incontables aplicaciones prácticas como la resolución de problemas de cómputo o de física y química, “la verdadera magia y nobleza reside en la esencia de sus ideas que son muy simples y bellas”.