Un grupo multidisciplinario de expertos de los institutos de Física, de Ciencias  Nucleares, de Ciencias del Mar, Limnología y del Centro de Geociencias, encontraron en el pozo de abastecimiento de agua de la comunidad de La Cantera, municipio de San José Iturbide, Guanajuato, que el agua es radioactiva, con niveles cuatro veces superiores a los permitidos por el Comité Científico de la Organización de las Naciones Unidades.

Los investigadores de la UNAM, encontraron además la presencia de gas natural radón (222Rn), en suelo aire e interior de las casas, tras concluir la segunda fase del análisis de la contaminación del agua en la zona. De acuerdo a la Agencia Internacional del Cáncer, el radón es un cancerígeno, que puede ocasionar el mal en el pulmón por inhalación y en el estómago por ingestión. Daño al ADN, aberraciones cromosómicas, así como leucemia.

El personal científico de la UNAM indicó de la presencia de de concentraciones elevadas de uranio y torio en la región, en la actualidad se encuentran en la preparación de los análisis radiométricos de muestras de rocas y suelo a fin de corroborar la hipótesis.

En cuanto al radón encontrado, los investigadores universitarios determinaron su presencia en suelo y aire, en al menos tres kilómetros de la localidad. De la existencia en agua encontraron un límite máximo de 11.1 BqL (becquerel por litro), que sugiere también la Agencia de Protección al Ambiente de Estados Unidos para consumo humano.

La presencia del elemento  es resultado de la desintegración radioactiva de su progenitor, radio (226Ra), que está asociado de forma natural a las rocas de la región y a su evolución geológica.

Recomendaciones

De acuerdo a análisis realizados desde hace 15 años en el acuífero de la zona indican la migración de esos radioisótopos disueltos en el agua se relacionaría con la sobreexplotación del acuífero regional, debido a que la que se consume ha tenido mayo exposición a las rocas de las áreas más profundas.

Para reducir la presencia de radón, los científicos recomiendan incorporar sistemas de aireación en la red de abastecimiento en tomas domiciliarias. Además, sugieren almacenar agua en tanques elevados con sistemas de aireación, antes de su distribución en la comunidad, usar tinacos con sistemas de venteo en las casas pr permitir que el gas radón escape hacia la atmósfera y así evitar su inhalación o ingesta.