Raúl Pérez Bedolla, Secretario General de la Alianza Campesina del Noroeste, consideró que elevar el tema alimentario a nivel de Seguridad Nacional es insuficiente, hay que modificar la política pública hacia el campo y llevar a cabo una reconversión productiva que genere los alimentos en el mercado interno pues no podemos confiar en las leyes del mercado ni en una relación de buena vecindad con Estados Unidos “no podemos poner en la mesa de negociación el hambre del pueblo mexicano”.

Entrevistado en sus oficinas, el dirigente de ALCANO, opinó que la estrategia seguida por el Gobierno Federal, desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari de apostarle a la importación de alimentos por considerar que es más barato a producirlos en el país, ha sido equivocada.

En este momento donde el Gobierno de Estados Unidos ha cuestionado el Tratado de Libre Comercio nos demuestra que no tenemos la producción nacional con la cual hacerle frente a la política agresiva de Donald Trump.

Por ello, sugirió no seguir con la estrategia de confiar la compra de alimentos básicos a los acuerdos comerciales con otros países.

Mencionó que de acuerdo a declaraciones del titular de Sagarpa, José Calzada, en el medio rural habitan cerca de 25 millones de personas y se cuenta con siete millones de productores que laboran en 22 millones de hectáreas que son tierras cultivadas, luego entonces ¿por qué no incentivar la producción de maíz amarillo y oleaginosas donde somos deficitarios?, reflexionó.

Podemos rescatar fácilmente la producción nacional y con la productividad de 10, 12 o 13 millones hectáreas estaríamos hablando de 3, 4 o 5 millones de toneladas de granos que se sumarían para disminuir este déficit, cantidad que estamos importando y, ahora, buscando acuerdos con otros países, planteó.

Dijo que si se planifica, para estas fechas 2018 estaríamos preparando los terrenos y tendríamos dar respuesta en agosto y septiembre del próximo año en producción de maíz amarillo y oleaginosas.

Requerimos redirección de los programas de Sagarpa y por lo que en agosto de este año, con el nuevo presupuesto se debe dar un cambio de política pública, pues no debemos abusar de los cultivos comerciales por no ser cultivos estratégicos que necesita el país.

Insistió en que estamos jugando con el hambre de la gente pues podemos quitar de la mesa el aguacate pero no así el maíz o el frijol pues son alimentos que necesita la población de escasos recursos económicos.