• Además de mejorar el sistema inmunológico, el consumo de leche ayuda a controlar el insomnio y la ansiedad.

 

Ciudad de México a 30 de agosto de 2020.-La leche es uno de los alimentos que más nutrientes (vitaminas y minerales) aportan al ser humano por porción.

Se trata de un producto cuyo consumo ha sido impulsado por algunos gobiernos y autoridades de salud en el mundo, con la finalidad de fortalecer el sistema inmunológico en esta época de emergencia sanitaria.

De acuerdo con Vicente Gómez Cobo, presidente de la Federación Mexicana de Lechería (Femeleche), las propiedades de este producto resultan convenientes en la transformación de los hábitos alimenticios.

“Los lácteos juegan un papel fundamental en la salud, de ahí la recomendación de la OMS de su ingesta, cuyos parámetros ideales están en los 160 litros per cápita al año; en México, el consumo está muy por debajo, con 105 a 110 litros por persona. Es necesario impulsar el consumo de alimentos saludables si queremos ver una transformación en la salud de los mexicanos”, asegura.

Entre los múltiples beneficios que aportan los productos lácteos no solo está el de mejorar la salud, sino el de influir en aspectos que debemos controlar en época de confinamiento, tales como el estrés, el insomnio o lo hábitos alimenticios alterados por cuestiones emocionales, como la ansiedad.

CONTROLA TU PRESIÓN ARTERIAL

Las personas hipertensas conllevan un alto riesgo durante la emergencia sanitaria. Debido a esta condición, el virus provoca mayores complicaciones en el sistema respiratorio y en el tejido cardíaco.

Los lácteos bajos en grasa, como leche descremada y yogurt, son recomendables para controlar la hipertensión. La razón: la leche provee altos niveles de calcio, mineral que ayuda a controlar la presión arterial.

SACIEDAD EN ÉPOCA DE ANSIEDAD

Estudios científicos sobre nutrición y salud, realizados en España y Francia, advierten que, durante una cuarentena de dos meses, la población tiende a aumentar entre 2 y 3 kilos, en promedio.

Esto se debe a la casi nula actividad física, a los malos hábitos de consumo, así como a otros factores que alteran el metabolismo y la nutrición, como el estrés.

Gracias a su alto grado proteínico, tomar un vaso de leche entre comidas genera una sensación de saciedad que evita el consumo de alimentos chatarra o de bajo contenido alimenticio.

AYUDA AL DESCANSO

Factores como el estrés, la ansiedad, los cambios en la actividad física, la incertidumbre y otros aspectos emocionales han afectado el buen descanso de millones de personas en el mundo durante la pandemia.

Tal vez has escuchado que un vaso de leche tibia ayuda a conciliar mejor el sueño, pero ¿a qué se debe?

La leche es fuente de triptófano, aminoácido esencial que no solo ayuda a que el cuerpo genere sus propias proteínas, sino que es precursor de la serotonina, una sustancia que ayuda a que el cuerpo libere el estrés y se relaje.

APORTE DE VITAMINA D

En los adultos y personas mayores, el aporte de la leche no solo tiene que ver con el calcio para mantener huesos y dientes sanos.

De acuerdo con diversos estudios, como los realizados por la Fundación Española de Nutrición, la ingesta continua de leche serviría para contrarrestar la aparición de cáncer de colon, así como el de mama y tiroides, debido a su importante contenido de Vitamina D.

¿Sabes cuál es una de las principales fuentes de Vitamina D? Así es, la exposición al sol, misma que ha quedado seriamente limitada desde el inicio de la cuarentena.

PROVEE FIBRA Y RECUBRE EL ESTÓMAGO

La ansiedad y el estrés que caracterizan el confinamiento suelen ser detonantes de algunos padecimientos como la gastritis y colitis nerviosas.

El yogurt es uno de los mejores aliados para el estómago: aporta alrededor de 100 millones de bacterias prebióticas, que recubren el tejido estomacal, mejoran los procesos digestivos y optimizan el sistema inmunológico.

Si lo incluyes en tu dieta antes del desayuno, gozarás mejor de sus beneficios.