Por Israel Pérez Valencia

Santiago de Querétaro, Querétaro (Agencia Informativa Conacyt).- Con la presencia de investigadores, estudiantes, maestros, productores, así como representantes de organizaciones internacionales y funcionarios públicos, se llevó a cabo en Querétaro el Primer Simposio Nacional de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos “Desperdiciar menos para alimentar más”, organizado por la Red Temática en Seguridad Alimentaria: Valorización de Residuos Agroindustriales y Disminución de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos (PDA).

El simposio comprendió una serie de ponencias enfocadas en la pérdida poscosecha de frutas y hortalizas, el transporte de alimentos, el aprovechamiento de subproductos en las industrias de varios estados del país, los retos de las centrales de abastos, centros comerciales y restaurantes respecto al desperdicio de alimentos, así como el papel de los bancos de alimentos y casos de éxito para evitar la pérdida de los mismos en otras partes del mundo.

También se establecieron mesas de trabajo orientadas a productores del sector primario, comercialización e iniciativas de desarrollo, en las que participaron especialistas de organismos nacionales e internacionales, como la Red Latinoamericana de Expertos en la Reducción de Pérdidas y Desperdicios, del Centro de Investigación en Alimentos y Base Biológica de la Universidad de Wageningen, de los Países Bajos, así como dependencias gubernamentales y asociaciones civiles.

La coordinadora de la Red, Juliana Morales Castro, informó que el objetivo de este simposio fue la búsqueda, junto con el sector productivo y gubernamental, de soluciones específicas para enfrentar una de las problemáticas que, dijo, agobiarán a México y al resto del mundo en los próximos años, que es satisfacer la necesidad de alimentos suficientes de una manera sustentable y económicamente posible.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), alrededor de un tercio de la producción de los alimentos destinados al consumo humano se pierde o desperdicia en todo el mundo, lo que equivale a mil 300 millones de toneladas al año aproximadamente.

“En México no existe información científica sobre la pérdida y desperdicio de alimentos, ni un comité nacional, como en algunos países europeos, asiáticos o latinoamericanos, o un programa enfocado en ese sentido. De ahí nuestro interés de abordar estos temas que son tan importantes para el futuro”, advirtió.

Morales Castro detalló que esta red temática, apoyada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), está compuesta por académicos e investigadores de diferentes disciplinas de todo el país, que, dijo, buscan contribuir en la construcción de un plan nacional sobre esta temática, que tenga líneas estratégicas pertinentes al sistema de abasto alimentario mexicano y dentro del contexto internacional.

“Representamos a 25 universidades y centros de investigación y nuestro objetivo principal es integrar un equipo de trabajo colaborativo que posicione el tema de pérdida y desperdicio de alimentos en México y aporte propuestas con fundamento científico y diseño metodológico. Lo primero que se tiene que hacer, de acuerdo con las recomendaciones internacionales, es medir pérdidas y desperdicios a través de la cadena de suministro y a partir de eso proponer soluciones para cada sector”, aseguró.

Integraron el presídium, la coordinadora de la Red Temática en Seguridad Alimentaria: Valorización de Residuos Agroindustriales y Disminución de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos, Juliana Morales Castro, y el director de Análisis Estratégico de Servicios de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), órgano desconcentrado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Jorge Gustavo Tenorio Sandoval.

En el evento inaugural estuvo presente también la directora de Análisis Económico y Jurídico del Sector Primario de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), María del Carmen Porras Pérez Guerrero, y el presidente electo de la Coordinadora de Fundaciones Produce (Cofupro), Sebastián Javier Lara Pastor.