San José de Costa Rica, 4 de diciembre.- Como parte del Día Mundial del Suelo, este 5 de diciembre, con el objetivo de articular esfuerzos públicos y privados en el combate a la degradación de los suelos, fenómeno que amenaza socavar la capacidad de los países de satisfacer de manera sostenible la demanda de alimentos, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), lanzará la iniciativa “Suelos Vivos de las Américas”.

IICA junto con el Centro de Manejo y Secuestro de Carbono (C-MASC), que dirige Rattan Lal de la Universidad Estatal de Ohio, “Suelos Vivos de las Américas”, es una ambiciosa iniciativa internacional que actuará como puente entre la ciencia, el ámbito de las políticas públicas y el trabajo de desarrollo en la restauración de la salud del suelo en las Américas.

En ese marco, y el uso de los mejores enfoques de gestión, se pretende trabajar junto a gobiernos, organismos internacionales, universidades, el sector privado y organizaciones de la sociedad civil, para contribuir a detener procesos de degradación de la tierra y de la agricultura que agotan la materia orgánica de los suelos.

Los suelos son un recurso natural fundamental para el desarrollo del ser humano y para mantener la salud de las tierras cultivadas, es hoy uno de los desafíos más importantes que tiene la agricultura en las Américas.

El IICA, como organismo especializado en desarrollo agropecuario, apoyará en temas como formulación de políticas, prácticas de manejo de tierras e incentivos para transformar los sistemas agrícolas en ecosistemas que acumulen más carbono en los suelos, abriendo el camino a la implementación de los mejores métodos de gestión y desarrollo de políticas públicas y regulaciones con el objetivo de recuperar la salud y la calidad del suelo.

“Vamos a promover la agricultura de conservación en la región. Esto es algo que nos va a ayudar a reestablecer las funciones y la salud del suelo. Queremos ver dónde es necesario adoptar mejores tecnologías, evaluar la tasa de restauración, saber cuál es el impacto del carbono en el suelo en la productividad, la sostenibilidad y sobre todo en términos de la resiliencia ante eventos climáticos extremos”.

“Queremos saber cuánta energía podemos ahorrar, cómo podemos reducir la huella ambiental, y también contemplar la posibilidad de desarrollar medidas para proteger el suelo”, dijo Rattan Lal sobre la iniciativa.

“Necesitamos una agricultura amigable con la naturaleza, que mejore la eficiencia y restaure la salud de los suelos. La productividad puede incrementarse con una mejor agricultura. Cerrar esa brecha de rendimiento con mejor agricultura, con mejor salud de los suelos, nos permitirá producir más con menos”, consideró.

Manuel Otero, director general de IICA indicó que se necesita potenciar y amalgamar todos los esfuerzos, promoviendo la intercooperación y desarrollar instancias de articulación e integración. Esta es la esencia y razón de ser de esta iniciativa conjunta ‘Suelos Vivos de las Américas’ con la Universidad Estatal de Ohio”.

Desde el punto de vista del IICA, la iniciativa permite renovar un compromiso en un enfoque de salud centrado en el suelo para permitir que el sector agropecuario siga siendo en el futuro la base de la seguridad alimentaria y nutricional de las Américas y del mundo.

Rattan Lal es considerado como la mayor autoridad mundial en ciencias del suelo. Profesor universitario distinguido en esa ciencia, es autor de 22 libros y de cientos de artículos publicados en revistas científicas de referencia. Fue incluido en la lista de Thomson Reuters de las mentes científicas más influyentes del mundo (2014-2016).

Como parte del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, el doctor Rattan Lal fue co-laureado en 2007 con el Premio Nobel de la Paz, mientras que en 2020 recibió el Premio Mundial de la Alimentación y fue nombrado Embajador de Buena Voluntad del IICA.

El Centro de Gestión y Secuestro de Carbono (C-MASC) de la Universidad de Ohio, es de los centros de investigación líderes a nivel mundial que proporciona investigación integral e interdisciplinaria sobre técnicas y tecnologías de gestión y secuestro de carbono terrestre en la agricultura y campos relacionados.

LA SITUACIÓN DEL SUELO EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Aproximadamente, 49 por ciento del territorio de América Latina y el Caribe está expuesto a la erosión hídrica y cerca de un 56 por ciento de la tierra está afectado por la degradación química del suelo.

Esa degradación, que avanza a gran velocidad, es una amenaza para la capacidad de América Latina y el Caribe de satisfacer de manera sostenible la demanda alimentaria al ritmo actual y al proyectado para el futuro, con todas sus implicancias.

La capacidad reducida de los suelos para proporcionar servicios ecosistémicos, que regulan los ciclos globales del carbono, el agua y los nutrientes, genera una gran pérdida económica y amenaza también la cantidad y calidad de los recursos naturales disponibles para apoyar las actividades socioeconómicas y los medios de vida de las poblaciones.

La principal causa de la degradación del suelo en las regiones áridas, semiáridas y subhúmedas secas de América Latina y el Caribe es la desertificación. Otra causa importante de degradación de los suelos es la pérdida de biodiversidad y la deforestación.

Esos fenómenos exponen a los suelos de América Latina y el Caribe a la erosión hídrica y la degradación química (salinidad o acidez). (Redacción MEXICAMPO).