En el marco de la Vigésima primera Conferencia de las Partes (COP21) del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático en Paris, Francia, la delegación mexicana participó en la Declaración de Océanos (Because the Ocean Declation), en donde se expuso la importancia de mantener la salud de este ecosistema marino y su relación con el cambio climático.

La Directora General del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, Amparo Martínez Arroyo, señaló la importancia de que en esta COP21 las Partes puedan llegar a acuerdos sustantivos y duraderos para reducir las emisiones de carbono que, entre otros, promuevan la conservación de los océanos, ya que estos son parte clave del sistema climático global.

Dio a conocer que el Gobierno de la República tiene como prioridad cumplir con los compromisos que establece la Agenda de Desarrollo 2030, aprobada en el marco de la 70ª Asamblea General de Naciones Unidas, para conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

Ocean_COM2

“El cambio climático está intrínsecamente relacionada con el cambio en los océanos, y cualquier país puede afrontar estos desafíos, por lo que es necesario crear sinergias entre las organizaciones internacionales y multilaterales  relacionadas con temas marinos”, sostuvo la funcionaria mexicana durante su intervención.

Informó que la Administración del Presidente Enrique Peña Nieto fortalece acciones para la protección y conservación de los ecosistemas costeros y marinos. Puso como ejemplo el programa de rescate de la vaquita marina en el Alto Golfo de California, en el que participan los tres niveles de gobierno, organizaciones civiles nacionales e internacionales y la comunidad de pescadores que habitan en la zona.

Martínez Arroyo dijo que los resultados de este foro serán de gran relevancia para la 13 Conferencia de las Partes (COP13) del Convención de la Diversidad Biológica (CDB), que se llevará a cabo en México en el 2016.

La Declaración de Océanos surge por iniciativa de los gobiernos de Chile y Francia, la Fundación del Príncipe Alberto II de Mónaco, la Comisión de Océanos de Alto Nivel (GOC, por sus siglas en inglés), el Instituto de Desarrollo Sustentable y Relaciones Internacionales para la Política de Investigación (IDRI por sus siglas en inglés) y la Organización Francesa de Defensa del Océano Tara Expeditions.