Evelio Alarcón es por tradición familiar agricultor y ganadero a pequeña escala, además de que mantiene otras actividades para conseguir el sustento económico diario, no abandona el campo.

Es una actividad que “hago por gusto, no por ganancia”, es así que combina su trabajo de oficina con el trabajo en el campo.

Originario del estado de Guerrero, este productor se dedica al cultivo de maíz forrajero, el cual ocupa para alimentar a su ganado, en su parcela de la que obtiene una producción para tres o cuatro meses.

El resto de su consumo, lo adquiere con sus compañeros y vecinos, fomentando el comercio local en su comunidad. El maíz solo lo siembra en modalidad de temporal, es decir, que comienza su siembra en los meses de junio o julio (dependiendo cuando empiece la temporada de lluvia), y cosecha a finales del mes de enero y en febrero.

El estado de Guerrero produce alrededor de 12,225 toneladas de maíz forrajero en una superficie de 4,027 hectáreas.

Como parte de su labor como ganadero, Evelio, incursionó en un proyecto de inseminación artificial para conseguir vacas puras, ya que su ganado es criollo; se ha enfrentado a varias adversidades y ha tenido que invertir tiempo y dinero.

No se desanima, piensa que a través de esos proyectos, podrá continuar con la cosecha de maíz forrajero de calidad, mismos, que logrará consolidar.

Tras la pandemia por Covid-19, el señor Alarcón perdió el ingreso que obtenía de la venta de quesos que su esposa vendía en diferentes oficinas, ya que al cierre de éstas ya no pudo vender el producto.

El agricultor Evelio y su familia, buscaron entonces nuevas opciones como las de seguir con sus las labores en el campo.

Se reconoce y admira el trabajo de Evelio Alarcón, productor guerrerense dedicado a la siembra de maíz forrajero y ganadero a pequeña escala, pues él es un orgullo del campo mexicano y forma parte de los Héroes de la Alimentación. (Redacción MEXICAMPO).