El director general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Enrique Fernández Fassnacht destacó que ninguna institución de educación superior puede estar completa si no pone en marcha acciones y programas que operen bajo la perspectiva de género, que incentiven la investigación en esta materia y que propicien que la equidad sea una realidad en los espacios educativos y de investigación.

CONFERENCIA MAGISTRAL EDUCACIÓN CIENCIA Y FEMINISMO EN MÉXICO
Enrique Fernández Fassnacht, Director General del IPN

Al presentar la conferencia magistral Educación Ciencia y Feminismo en México, dictada por la etnóloga,  Marcela Lagarde y de los Ríos, el titular del IPN informó que al incorporar como eje transversal la perspectiva de género en el Programa de Desarrollo Institucional 2015-2018, se buscará consolidar al Politécnico como un espacio que promueva el respeto a la diversidad y a la equidad educativa en la educación superior, sin importar condición física, de género, étnica o de cualquier otra índole.

“Las instituciones públicas de educación superior salvaguardamos el capital intelectual del país al promover que su más preciado recurso, que es la capacidad de construir y compartir conocimiento se pueda desarrollar en favor de las necesidades de la nación”, destacó.

A su vez Martha Alicia Tronco Rosas, directora de la Unidad Politécnica de Gestión con Perspectiva de Género del IPN, insistió en que el tema de género no es exclusivo de mujeres ni una aglomeración de mujeres enfadadas con los hombres, sino un modo de vida que permea en todas las facetas del ser humano. “Ser diferentes no significa ser desiguales, lamentablemente las discriminaciones y las puertas cerradas han dejado a su paso una devastadora pérdida y olvido de las mujeres en el quehacer nacional, incluyendo la ciencia y la tecnología”.

Lagarde y de los Ríos, presidenta de la Red por la Vida y la Libertad de las Mujeres, declaró que en México prevalece una gran desigualdad entre mujeres y hombres, que se pone de manifiesto en los índices de desarrollo humano validados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). “Cuando se aplican a nuestro país los índices de desarrollo humano que abarcan educación, salud e ingreso, nuestro país ocupa un lugar intermedio entre más de 100 países, pero cuando se aplica ese indicador con perspectiva de género, entonces baja en la ponderación de su desarrollo porque todavía existe una gran brecha de género”.

Detalló que prevalecen modelos de género del siglo XIX como la figura de “madresposa” por lo que es necesario continuar con la lucha para que el progreso y la modernidad se cumplan cabalmente para las mujeres. “Cualquier propuesta de desarrollo económico y social en nuestro país tiene que impactar para eliminar algún rango de desigualdad entre mujeres y hombres, en el sostenimiento de los avances de género que ya se tienen y para eso las instituciones son clave”.

Finalmente recordó que el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, es una fecha emblemática que inició el camino hacia la igualdad, pues, fue cuando incendiaron a un grupo de trabajadoras textiles que estaban en huelga por exigir la homologación de su jornada con la de los hombres.