• El país cuenta con buena genética y esos recursos hacen falta en México
  • debe checar gobierno federal los inventarios nacionales antes de importar

Productores pecuarios y presidentes de Asociaciones de Criadores de Ganado de Registro en todo el país, agremiados a la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG), manifestaron su rechazo a la importación de seis mil 637  vaquillas procedentes de Australia que arribaron en días pasados al puerto de Mazatlán, y que SAGARPA informó servirán para mejorar la calidad del hato ganadero nacional.

Al participar durante la toma de protesta de Billy Estrada Zubias, como nuevo presidente del Consejo Nacional de los Recursos Genéticos (CONARGEN), el presidente de la Asociación Mexicana de Criadores de Cebú Jesús María Quintanilla Casanova, calificó esta significativa importación como una competencia desleal para la ganadería mexicana.

Quintanilla Casanova afirmó que el país cuenta con excelente genética y no entienden la decisión de SAGARPA de comprar ganado australiano e ir a dejar esos recursos que buena falta le hacen a México, para impulsar esta actividad pecuaria, que si bien reconoció ha crecido en los últimos años, requiere aún de mayores incentivos.

Cabe recordar que hace unos días la dependencia federal, dio a conocer que siguiendo las instrucciones del Secretario José Calzada Rovirosa, el ganado importado de las razas Herford, Angus, Brahman y Jersey, sería utilizado con fines reproductivos en apoyo a los productores de los estados de Chihuahua, Coahuila, Chiapas, Jalisco y Nayarit.

Por su parte, Guillermo Torres Sandoval ganadero y Secretario  de la Asociación Angus de México pidió al dirigente de la CNOG y presidente de la Comisión Nacional de Ganadería, diputado Oswaldo Cházaro Montalvo investigar las razones que tuvieron las autoridades federales y estatales para comprar ese ganado australiano y a que costos le pago.importaciones

Expresó que en México hay más de 10 mil vaquillas en oferta que bien pudo el gobierno comprar a los ganaderos de registro y apoyar a los pequeños ganaderos, que son a quienes les van a tocar cinco o 10 vacas de las que trajeron de Australia.

Torres Sandoval expresó que se debe buscar proyectar la genética nacional hacia el norte y el sur; por lo que demandó al nuevo consejo del CONARGEN que se haga un trabajo profesional y serio para  promover la genética mexicana en los próximos tres o seis años y evitar con ello este tipo de decisiones equivocadas.

Recordó que hace años, gracias a la conformación de un comité, la CNOG logró parar las importaciones de ovinos de Australia y Nueva Zelanda, porque se usaban impuestos federales para la compra de un ganado que ya viene subsidiado de sus países de origen, más  el apoyo que daban los gobiernos locales y federales de aquí. “Todos aquellos programas nunca han funcionado, porque sólo se utilizan con fines político electorales”, agregó.

 Dijo que el gobierno federal está obligado a revisar los inventarios nacionales antes de hacer cualquier importación. “Precisamente una de las razones por las cuales se  constituyó el CONARGEN, de lo formó parte del grupo fundador, fue con el objetivo de llevar un orden y un registro de la genética mexicana”, concluyó.

Por su parte Erik O. Abrahamsson Blanqueship, vicepresidente del nuevo consejo de la CONARGEN y criador de ganado Brahman y Suiz.Bu, manifestó que el gobierno federal debería estar consciente que el trabajo y el dinero se tiene que generar y quedar en México.importaciones

Ante esta decisión tan desafortunada, hizo un llamado a la SAGARPA a trabajar de la mano de los ganaderos mexicanos,  quienes en los últimos años dijo: “Hemos tenido un avance muy significativo en el mejoramiento genético de nuestro hato ganadero”.

La SAGARPA a través de su comunicado destacó que se supervisó a través de 18 oficiales de SENASICA comisionados para verificar que el ganado desde el puerto de origen hasta México cumpliera con todos los requisitos zoosanitarios que establece la Ley Federal de Sanidad Animal.