ROMA, Italia, 21 de mayo.- “El sector del té contribuye al desarrollo socioeconómico, representa importante fuente de empleo e ingresos para millones de familias pobres, sin embargo, se enfrenta a diversos desafíos”, este sector “necesita alcanzar mayor sostenibilidad, desde la hoja de té hasta la taza”.

Afirmó el director general de la FAO, Sr. QU Dongyu, en un discurso con motivo de la celebración del Día Internacional del Té de 2022. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha subrayado la necesidad de una mayor sostenibilidad económica, social y medioambiental en el sector del té, con un papel clave para empoderar a las mujeres y jóvenes para mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición.

 “La sostenibilidad medioambiental implica el uso de innovaciones y métodos de producción que preserven los recursos para el futuro”. También “necesita reflejar la vertiente social del sector, empoderando a las mujeres y jóvenes y garantizando que la producción a lo largo de la cadena de valor sea respetuosa con las normas y los estándares sociales”.

Durante la pandemia de la enfermedad por coronavirus (Covid-19), la demanda de té experimentó fuerte aumento, estimulada por las compras para el consumo en el hogar. La información de mercado recopilada por el Grupo intergubernamental (GIG) sobre el té de la FAO, mostró que el consumo de té aumentó en todos los mercados, incluso en aquellos que registraron tendencia a la baja en el consumo per cápita en los últimos años.

Los datos mostraron aumento de la demanda de té entre los jóvenes. Las encuestas destacaron que los jóvenes redescubrieron la afición por el té durante el confinamiento debido a sus beneficios para la hidratación y el factor “sentirse bien”.

La FAO ha subrayado que el sector puede desempeñar papel importante para mejorar las vidas y restablecer los medios de subsistencia de millones de personas afectadas por las sucesivas perturbaciones de los últimos dos años.

La producción mundial de té asciende a más de 17,000 millones de dólares al año, mientras que el comercio mundial de té se estima en unos 9,500 millones, lo que supone importante fuente de ingresos por exportación.

Se calcula que los pequeños agricultores son responsables del 60 por ciento de la producción mundial de té. Y lo que es más importante, el té genera puestos de trabajo productivos y empodera a las personas, especialmente a las mujeres y a sus comunidades.

EL NIVEL DE PRECIOS Y LA VOLATILIDAD OTRO RETO

Además de la sostenibilidad, el sector se enfrenta al reto del nivel de precios y la volatilidad del mercado. Los precios internacionales del té, en términos reales (ajustados a la inflación), han disminuido durante las últimas cuatro décadas, ya que la producción creció más rápido que la demanda.

“Se necesitan medidas para abordar algunos de los problemas que afectan a los pequeños productores, teniendo en cuenta que representan el 60 por ciento de la producción mundial de té”, dijo el Sr. QU.

La FAO subraya que, si las explotaciones de té a pequeña escala quieren mantenerse viables en un entorno de mercado cada vez más competitivo, necesitan innovar constantemente. Entre las opciones de comercialización que se han explorado, en particular por el GIG sobre el té de la FAO, se encuentra elevar el valor de los productos del té a través de normas, tés especiales, innovación de productos y promoción genérica. El sector del té debe demostrar su valor para conseguir precios más altos.

El cultivo del té es atractivo para los pequeños agricultores de muchos países de bajos ingresos porque crea puestos de trabajo e ingresos durante todo el año y requiere relativamente poca inversión, mientras que el riesgo de que la cosecha fracase es por lo general pequeño.

Aunque, entre los problemas que afectan a los pequeños agricultores se encuentran los bajos precios de los productos agrícolas, los servicios de extensión poco eficaces, los canales de mercado limitados y el escaso acceso al crédito y a la tecnología. Hay una necesidad urgente de reforzar el ecosistema empresarial de los pequeños agricultores. Los pequeños productores de té pueden ser los más perjudicados si no están bien protegidos, ha advertido el GIG.

El Sr. QU indicó, “tenemos que hacer las cosas de forma diferente, adoptar enfoques nuevos e innovadores y pasar a la acción” para que el sector del té consiga equilibrar la necesidad de crecimiento y los requisitos de sostenibilidad en todas las fases de la cadena de valor.

LABOR DE LA FAO SOBRE EL TÉ

El trabajo de la FAO sobre el té, está comprometido con la consecución de un sector del té sostenible. “Nuestras actividades incluyen el desarrollo de productos de conocimiento y el suministro de datos e información sobre los mercados y el comercio del té, proyecciones a medio plazo para el mercado mundial del té e información relevante para las políticas del sector.

El Grupo intergubernamental sobre el té de la FAO, uno de los grupos de productos básicos más antiguos de la FAO y órgano subsidiario del Comité de Problemas de Productos Básicos (CCP), dirige las iniciativas multilaterales en todos los aspectos relacionados con el sector mundial del té”.

“Entre ellas se encuentran los esfuerzos de coordinación para la armonización de las normas, la elaboración de la promoción genérica del té y el desarrollo de las estrategias relacionada con el té en materia de adaptación y mitigación del cambio climático. Es posible encontrar más información sobre el trabajo de la FAO en torno al té aquí”. (Redacción MEXICAMPO).