​En el marco del T-MEC, México, Estados Unidos y Canadá, conjuntan esfuerzos de cooperación para compartir información en materia de regulación de plaguicidas.

​​Promueven la homologación de los Límites Máximos de Residuos (LMR), de plaguicidas para facilitar el intercambio comercial de productos agroalimentarios.

Los gobiernos de los tres países fortalecerán el intercambio de información, para reforzar el trabajo conjunto y avanzar en la integración de la regulación de plaguicidas más eficiente y armonizada en la región.

Las acciones contribuirán a proteger la salud humana y ambiental y facilitar el intercambio comercial de productos agroalimentarios, informó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Funcionarios de la Sader y de las secretarías de Salud y de Economía, participaron en la reunión del Grupo Técnico de Trabajo sobre Plaguicidas (TWG, siglas en inglés) y en el Taller sobre Plaguicidas de Partes Interesadas y Gobiernos, coordinados, de manera virtual, por la Agencia Reglamentaria de Control de Plagas de Canadá (PMRA, siglas en inglés).

El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), destacó que los tres países se pronunciaron por evaluar las iniciativas que promueven menor uso de plaguicidas, agrícolas, para proteger la salud de los trabajadores agrícolas, productores y los consumidores, así como de especies no blanco, como los polinizadores.

Así, se fortalecen los lazos de cooperación para la capacitación de técnicos y sectores involucrados en el uso y manejo de plaguicidas, y actualización del Plan de Trabajo 2021, en el marco de la implementación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entró en vigor el 1o. de julio de 2020.

Los representantes gubernamentales propusieron avanzar en una regulación moderna que promueva que los productores dispongan de los mismos productos novedosos para proteger los cultivos, con menor impacto en la salud y el medio ambiente.

Se acordó avanzar en la revisión de solicitudes de registro de plaguicidas, y promover la homologación de los Límites Máximos de Residuos (LMR) de plaguicidas en casos de condiciones de uso similares, que ayudan al intercambio comercial de productos agroalimentarios, señaló.

De igual manera, expuso, trabajarán juntos en la evaluación de nuevas tecnologías que favorezcan la protección a la salud humana y ambiental, como el uso de drones.

El evento estuvo dividido en dos secciones, en la primera participaron alrededor de 50 funcionarios de los tres gobiernos, y otra en la que las autoridades interactuaron con más de 220 productores, académicos y empresarios vinculados con el sector agrícola.

Por México, participaron representantes del Senasica, Sader, Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y de la Secretaría de Economía.

Por Canadá, estuvieron funcionarios de PMRA, y de Estados Unidos, representantes de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y del Departamento de Agricultura (USDA).

La representación del Senasica compartió información de los avances de carácter regulatorio en torno al uso de plaguicidas en México, en particular sobre la implementación de la Norma Oficial Mexicana (NOM) sobre LMR en plaguicidas.

Con ello se armoniza el uso de plaguicidas con el bloque comercial de Estados Unidos y Canadá, para facilitar el intercambio comercial, al cumplir con las regulaciones en materia tanto en México como en los países de destino.

Por su parte, el sector productivo manifestó que lleva a cabo acciones para cumplir con la reglamentación que establece cada país, que facilite el intercambio de productos agrícolas.

Cabe recordar, que durante casi 25 años, el Grupo Técnico de Trabajo sobre Plaguicidas ha tenido éxito en el desarrollo y recomendación de mejora al proceso de registro de plaguicidas, lo que ha facilitado el intercambio de productos agrícolas de interés en América del Norte.

El TWG funciona como punto focal para abordar la regulación de plaguicidas e intercambio comercial de productos agrícolas, con la intención de que los productos de protección de cultivos sean utilizados en cualquiera de las tres naciones.

Con ello, se utilizan criterios homogéneos para proteger la salud de las personas y el medio ambiente, se favorece la competitividad de los productores y facilita el intercambio comercial de productos agrícolas. (Redacción MEXICAMPO).