Ciudad de México a 10 de septiembre del 2017.- Ante las intensas lluvias registradas en los últimos días en gran parte del territorio nacional, los seguros agrícolas son un mecanismo para disminuir los daños que afronta la agricultura, en especial los derivados de fenómenos climáticos, y con ello, contribuir a alcanzar la seguridad alimentaria tan necesaria para el país.

El seguro agrario, funciona para compensar los daños que afectan no sólo a las grandes empresas agropecuarias sino a los pequeños productores, para los que se han creado instrumentos que se adecuan en cada región país.

En caso del subcontinente existe la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo del Seguro Agropecuario (ALASA), misma que entre sus objetivos está la de promover y realizar estudios sobre el desarrollo del seguro agropecuario, fomentar el intercambio de tecnología, esquemas, productos y servicios de aseguramiento, así como promover la participación activa entre organismos, entidades y compañías aseguradoras vinculadas al seguro agropecuario.

Alasa, constituida desde febrero de 1986, tiene 59 socios activos, representando a 17 países de América y Europa, Alemania, Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Guatemala, México, Paraguay, Perú, República Dominicana, Suiza y Uruguay.

También ha contribuido a participar en la promoción del reaseguro para la región, conforme a bases técnicas, además de gestionar apoyos económicos de gobiernos, organismos internacionales y privados para la promoción y desarrollo general del sector agropecuario en la región.

El esquema es llegar a un efectivo soporte financiero en los ingresos para los agricultores, tomando en cuenta los efectos del cambio climático sobre la producción agroalimentaria.

Para el periodo 2017-2018, fue reelecto presidente de ALASA, el empresario aguacatero michoacano Benjamín Grayeb Ruiz, quien es vicepresidente del Consejo de Administración de Protección Agropecuaria, de Seguros S.A., e integrante del Consejo Nacional Empresarial. REDACCIÓN MEXICAMPO