Por: Yolanda Hernández Escorcia

Ciudad de México a 01 de julio del 2016.- Un 20 por ciento de la papa fresca que ingresa de Estados Unidos a México, por la franja fronteriza, para los mercados de autoconsumo, es desviada por los pequeños productores mexicanos para la siembra de semilla, de ahí la importancia que tiene la resolución judicial emitida por el Juez Séptimo de Distrito, con sede en los Mochis, que prohibió el paso de ese tubérculo al país, al considerar que no cumple con las condiciones fitosanitarias establecidas y atenta contra la biodiversidad.

Gerardo García Menaut, coordinador de Asuntos Internacionales de la Confederación Nacional de Productores de Papa (CONPAPA) informó que ante esta decisión judicial que favorece a más de seis mil productores de papa en todo el país, la SAGARPA ya interpuso un recurso legal que intentará revertir el fallo que dio el juez federal, Francisco Pérez Mier.

Ante ello dijo: “La CONPAPA es muy clara, somos respetuosos de todos los acuerdos comerciales y tratados que México establezca, pero pedimos que se respete las medidas de fitosanidad que no pongan en riesgo la producción de alimentos sanos en México”.

García Menaut aseguró que 280 mil toneladas anuales de papa procesada y semiprocesada que EU le vende a México, entran sin ningún tipo problema y pago de arancel, pero el producto fresco si representaba un verdadero riesgo sanitario, no sólo para el cultivo del tubérculo sino para otros que terminan contaminados por la gran cantidad de hongos, bacterias y virus que contienen.

En entrevista con Mexicampo,  el especialista recordó que desde 1994 año en que entró en vigor el TLC este producto agrícola ingresó en un programa de desregulación. En 2003 la SAGARPA permitió el ingreso de papa fresca, sólo para la franja fronteriza, acordando con EU que si cumplían con todas regulaciones sanitarias les permitirían al siguiente año entrar a poblaciones de más de 10 mil habitantes y si seguían cumpliendo al tercer año entrarían a todo el país.

Sin embargo, señaló, que al día de hoy el gobierno de EU y los productores americanos no han podido cumplir con la regulación y en este período se han rechazado más de mil embarques, que aparentemente venían libres de enfermedades cuarentenarias  y que con análisis de laboratorios de la SAGARPA se demostró que no era así y tuvieron que ser devueltos.

Explicó que las restricciones fitosanitarias se basan en un análisis de riesgo, que realizan  científico y expertos junto con autoridades americanas y mexicanas, los cuales determinaron las enfermedades de importancia que tiene uno y otro país y las medidas de sanidad vegetal que se deberían cumplir al momento de ingresar el producto.

Nuevamente en 2014, puntualizó,  la SAGARPA autorizó la importación de papa fresca de EU, sin hacer un análisis técnico y científico bajo un acuerdo al que llamó Medidas de Mitigación de Bajo Riesgo, en el que redujo las medidas  fitosanitarias para que los productores estadounidenses pudieran introducir sus papas al país.

En días pasados el director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Enrique Sánchez Cruz reconoció que la SAGARPA permitió la importación de papa fresca, pero aclaró que bajo ciertas condiciones entre las que destacan: que viniera lavada, sin raíz, sin tierra y con inhibidores de crecimiento a efecto de que no fuera apta para cultivo, y empacada en bolsas de cuatro kilos, con la leyenda  que estableciera para consumo humano.

García Menaut dijo que ante esta decisión,  la CONPAPA con pruebas de laboratorio demostró ante notario público que las papas importadas traían, enfermedades de las que debían defenderse y otras que no estaban permitidas de acuerdo a lo que se había establecido.

“Estas papas se levantaron en supermercados y mercados públicos, ante notarios, y fueron analizadas en laboratorios oficiales. Por ello fue que interpusimos  un amparo y el poder judicial nos dio la razón”, añadió.

El  coordinador de Asuntos Internacionales de la CONPAPA destacó finalmente que en México se cultivan 68 mil hectáreas de papa, que se produce todo el año bajo sistemas de riego o temporal y que son cinco las variedades más comunes. Los estados productores más importantes son: Puebla, Sonora y Sinaloa.