21 julio, 2024

DE NORTE A SUR

*Guillermo Correa Bárcenas

 

Con casi 700 reformas, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos llega a su primer centenario entre voces que la defienden y otras que reclaman un nuevo constituyente porque, afirman, la actual ya no corresponde a la realidad. Y ponen de ejemplo la naciente carta magna de la Ciudad de México a la que califican de las más avanzadas del mundo. Lo cierto es que la promulgada el 5 de febrero de 1917 plasmó las principales demandas sociales, económicas y políticas de la Revolución, base del desarrollo nacional desde entonces. A lo largo del siglo conmemorativo, todos los presidentes y legisladores han jurado cumplirla, pero en los hechos pocos lo hacen. Basta recordar la expresión de Emilio Gamboa Patrón, líder de la bancada priista: “Aquí, en el Senado, se viola la Constitución todos los días…”.

De acuerdo con Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, es hora de cambiar el rumbo impuesto por la embestida neoliberal, pues México se encuentra en las condiciones de mayor deterioro y las últimas décadas han sido de retroceso continuo, dentro de un modelo de desarrollo impuesto por intereses ajenos y el entreguismo local en calidad de socio menor, en el que la economía se ha vuelto cada vez más dependiente y socialmente depredadora, se han destruido tejidos productivos en sectores claves como la agricultura, la pequeña y mediana empresa y la petroquímica, los recursos estratégicos del subsuelo han dejado de estar manejados con sentido de interés general y puestos a disposición de los grandes consorcios extranjeros.

La economía en su conjunto, considera el varias veces candidato presidencial, ha crecido con serias insuficiencias y distorsiones, a lo que debe sumarse un cada vez más profundo desánimo social, una creciente desigualdad en la distribución del ingreso, el incremento de la pobreza, el desempleo que toca a la mitad de la población activa, un fuerte descrédito institucional, irrefrenable corrupción dentro y fuera de las esferas oficiales. Protegida por la impunidad, delincuencia incontrolada, y ya en esta difícil situación, habrá que agregar las amenazas que han empezado a llevarse a la práctica, del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de expulsar a dos o tres millones de migrantes mexicanos, que presionarán para encontrar nuevos empleos al tiempo que las políticas internas no generan la capacidad suficiente para crearlos; frenar el flujo de remesas, uno de los principales ingresos de divisas, lo que afectará a millones de hogares por toda la República; la ruptura del Acuerdo de Libre Comercio, con consecuencias fiscales y tropiezos para los intercambios internacionales; y la construcción del muro fronterizo en los tramos en que falta, con cargo a México.

Total, que viene lo peor y que se requiere un nuevo proyecto de Nación que borre la irritación popular, en el que se garanticen los derechos que ya se reconocen a todo mexicano. “Pero en nuestra Constitución debieran ya empezar a aparecer nuevos derechos y medidas de nivelación para reducir hasta eliminar la brecha de desigualdad, derechos de los niños, de los jóvenes, de víctimas, culturales, a la ciudad, de la población LGBTI, a la buena administración, de migrantes y de población sujeta a la protección internacional…” Y Cárdenas pone de ejemplo la primera carta constitucional recién aprobada para la Ciudad de México.

En el empeño de quien fuera el primer Jefe de Gobierno de la capital de la República lo acompañan, entre otros muchos, Alejandro Encinas y Porfirio Muños Ledo, impulsores de la Constitución capitalina recién aprobada con 76 artículos y 39 transitorios que, entre otros ordenamientos, prohíben la privatización de servicios públicos como el abasto de agua y la recolección de la basura; eliminan el fuero; instauran el juicio político y la revocación de mandato para los funcionarios irresponsables; incluyen el referendo y la consulta popular; la nulidad de elecciones por la compra o coacción del voto; reconocen derechos de los pueblos indígenas y limitan la reelección de los legisladores.

Cárdenas trabaja en una convergencia de esfuerzos para la formulación de un proyecto de país al que se impone desde hace más de 30 años. Juntos, destaca, podemos trazar el camino y desarrollar una nueva mayoría para que un Congreso Constituyente Ciudadano haga realidad una nueva Constitución que presida la construcción de un México para todos.

Pero desde 2010, el constitucionalista Jorge Carpizo, cuyas ideas siguen prevaleciendo en gran cantidad de académicos, legisladores y gobernantes, preguntó: ¿En México, ha llegado la hora de transitar a una nueva Constitución? No lo considero así –dijo-, porque éste no es un problema teórico o académico, sino de la realidad política y social. Un país hace suya una nueva Constitución cuando  tiene que hacerlo, se quiera o no, se considere que el momento es el adecuado o no, y lo mismo va a acontecer en el nuestro: habrá una nueva Constitución cuando la realidad la requiera y la necesidad obligue a ello. En la actualidad,  no considero que sea la hora de una nueva Constitución, en virtud de que son más los aspectos negativos y peligrosos que los positivos, que se correría el riesgo de más retrocesos democráticos que avances. ¿Y cuándo deberá México contar con una nueva Constitución? Cuando tenga que ser, ¿y cuándo será? Lo desconozco. Vivimos en un país que se encuentra agobiado de problemas por demás graves, con pobreza que agobia a la mitad de la población, desigualdad social insultante, inseguridad pública generalizada, deterioro galopante de los servicios públicos y sociales, millones de jóvenes sin oportunidades de educación o de empleo, corrupción e impunidad desbordadas, moral pública deshecha y escepticismo generalizado.

En un Estado en esas condiciones todo puede suceder. Y así se encuentra México. ¿Tendremos una nueva Constitución pactada y por vías pacíficas o fruto de la violencia? ¿En dos o tres años, en diez, veinte o treinta? No lo sé. Únicamente confío en que cuando el momento llegue sea por la vía pacífica, que sea un proyecto pactado de Constitución entre las principales fuerzas políticas y que se someta a la consideración del electorado a través de un referendo.

La cuestión es: Un nuevo constituyente o seguir reformando la Constitución de 1917, que poco se parece a la actual.

DESDE EL CENTRO
El Presidente Enrique Peña Nieto dejó claro ayer que con Estados Unidos o con cualquier otro país del mundo se defenderá la soberanía de México, y en eso, lo sabe, cuenta con la convicción y unidad de todos los mexicanos. El pronunciamiento fue hecho durante la clausura de la 33 Asamblea General Ordinaria del Consejo Nacional Agropecuario (CNA) en la que Benjamín Grayeb Ruíz, líder saliente, entregó la batuta al ingeniero Bosco de la Vega Valladolid. El primero, que se dedica a la producción de aguacate, destacó los grandes resultados que se han logrado en el sector agropecuario nacional con un crecimiento superior al de otras actividades, lo que se traduce en el ingreso de casi 30 mil millones de dólares por exportaciones agroalimentarias en el orbe; su sucesor, dedicado al ramo de la papa, destacó sus consideraciones con respecto a las consultas internas para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); en tanto que José Calzada Rovirosa, titular de la SAGARPA, resaltó, ante la embestida trumpista, que primero están nuestros principios y después nuestros intereses… Nada menos que 100 mil toneladas de aguacate mexicano se consumirán en la vecina nación este domingo 5 de febrero con motivo del Super Bowl, el clásico deportivo estadounidense… Lamentable que las autoridades de la Ciudad de México permitan a unos grupos manifestarse sin freno como se recuerda sucedió durante meses con miembros de la CNTE, pero que a los integrantes del Frente Auténtico del Campo (FAC) los agrediera con granaderos y saldo de 20 heridos por ambas partes… Peor resulta que Rosario Robles, titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Urbano y Territorial (SEDATU) no cumpla con sus compromisos y mande a directores en lugar de subsecretarios a atender las demandas rurales. Por cierto que la flamante funcionaria renta costoso inmueble en Paseo de la Reforma donde sucedió la confrontación… Manuel Cota Jiménez, senador y líder de la CNC, pidió licencia en la Cámara Alta para registrarse como precandidato al gobierno de Nayarit… Mikel Arriola, director del IMSS, continúa con sus éxitos, el de ahora tiene que ver con que los pensionados ya no necesitan acudir en persona para demostrar que son merecedores del derecho que la ley les otorga por los años de trabajo dedicados al bienestar nacional.

 

*Reportero de radio y medios impresos, fundador de la revista Proceso, asesor de organizaciones indígenas y campesinas, colaborador de agencias  de noticias y portales de internet.

[email protected]

 

About The Author