Ciudad de México, 4 de enero.- Autoridades sanitarias de México y Estados Unidos, verifican el cumplimiento de las regulaciones en materia de tuberculosis para otorgar certificaciones que permiten exportar ganado en pie a suelo estadounidense.

Producto de este acompañamiento, los ganaderos mexicanos comercializaron 901,754 cabezas de ganado en pie a EU, durante el ciclo de exportación 2022-2023, con crecimiento de 10 por ciento con respecto al periodo anterior.

Para el objetivo de ratificar el estatus de baja prevalencia de tuberculosis bovina de las regiones ganaderas de México certificadas para exportar becerros y vaquillas en pie a la Unión Americana, durante 2023 las agencias sanitarias de ambos países realizaron visitas conjuntas a unidades de producción y puntos estratégicos de la cadena comercial, las que verificaron el trabajo zoosanitario de los productores pecuarios.

Los oficiales de los servicios Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), y el de Inspección Sanitaria de Plantas y Animales del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (APHIS-USDA) acudieron a zonas ganaderas de ocho entidades del país con el propósito de valorar los avances para el control y erradicación de la enfermedad para con ello mantener y mejorar, en el corto y mediano plazos, el estatus zoosanitario.

En el cumplimiento de las regulaciones, durante el primer semestre del año pasado personal de Campañas Zoosanitarias de la Dirección General de Salud Animal del Senasica, realizaron visitas de revisión a unidades de producción de San Luis Potosí y Coahuila y a hatos libres certificados de Puebla e Hidalgo.

Las visitas preparatorias que se llevan a cabo, previo a las de certificación del APHIS-USDA, tienen como propósito detectar oportunidades de mejora, que coadyuven a optimizar los procesos sanitarios.

Durante el resto del año, el personal mexicano y estadounidense visitó regiones ganaderas de Tamaulipas, Chihuahua y Sonora, para realizar labores de seguimiento y de precertificación.

Entre noviembre y diciembre, los técnicos de ambos países visitaron la región Golfo-Huasteca de Veracruz y la zona norte de Hidalgo y Puebla, para concretar las labores de certificación.

Dichas zonas ostentan el estatus de Nivel II (Acreditado Modificado), por lo que pueden exportar sólo con la prueba de tuberculina del lote de bovinos que se van a comercializar.

Durante las revisiones participan, además del personal de las agencias sanitarias, representantes de los gobiernos estatales, de los comités de Fomento y Protección Pecuaria, de organizaciones ganaderas y del Sistema Nacional de Identificación Individual de Ganado (SINIIGA).

A fin de verificar el cumplimiento de los protocolos en cada punto de la cadena de carne de bovino, la comitiva visitó corrales de engorda aprobados (CEA), corrales de acopio para exportación (CAE), rastros municipales, establecimientos de sacrificio Tipo Inspección Federal (TIF), ventanillas del Registro Electrónico de Movilización (Reemo).

Ventanillas locales y espacios de atención SINIIGA, así como puntos de verificación e inspección de la movilización de ganado (PVI). Además, revisaron expedientes de exportación de ganado en pie a EU, de seguimiento epidemiológico y de Hatos Libres Certificados.

Las revisiones para la certificación de las regiones ganaderas del país para la exportación de ganado por parte de APHIS-USDA, son de gran importancia sanitaria y comercial, ya que contribuyen al avance en la erradicación de la tuberculosis bovina en el territorio nacional, y representan incentivos para los productores para comercializar su ganado en un mercado altamente competitivo como es el estadounidense.

Previo a la certificación, el Senasica, a través de la Campaña Nacional contra la Tuberculosis Bovina, da seguimiento puntual a las acciones de control y erradicación de la enfermedad, como el barrido sanitario integral y el registro de movilización. (Redacción MEXICANA).