Ciudad de México, 25 de julio.- La catedrática e investigadora del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD), Norma Patricia Muñoz Sevilla, alerto QUE de acuerdo a modelos de predicción, hacia finales del presente año se espera el aumento en la reproducción de sargazo.

Dio a conocer que a partir del 2015 a la fecha, más de 500,000 toneladas se han depositado en la parte continental del estado de Quintana Roo, con lo que se han generado gases por su descomposición y lixiviados que se filtran a las aguas subterráneas.

Sostuvo que cálculos de los años 2019 y 2020, señalan que el sargazo al cruzar por zonas de alta concentración de nutrientes, aumenta su tasa de reproducción al pasar de volúmenes de 1 metro cúbico a 6 metros cúbicos en 10 días.

La científica detalló que el incremento en la tasa de reproducción del sargazo ha significado recibir en la región del Caribe grandes cantidades de este recurso marino. “De acuerdo con registros oficiales, el 2019 fue el año más catastrófico en cuanto al arribo de sargazo a las costas mexicanas, sin embargo, los modelos de predicción arrojan que en 2021 se podría superar esa marca”.

Las nubes de polvo del Sahara y los minerales emanados de erupciones volcánicas impactan también al medio marino, afirmó,

Explicó que al realizar el seguimiento a través de un sistema satelital y de modelos descriptivos, se han detectado en ciertos momentos el desplazamiento de manchas de sargazo de hasta 40 kilómetros de ancho y una profundidad aproximada de 1.5 metros.

La también presidenta del Consejo de Cambio Climático, sostuvo que es necesaria la conformación de la Norma Oficial Mexicana (NOM) para el Manejo del Sargazo. “Hoy por hoy, es fundamental para determinar cómo podemos manejar el recurso-residuo, cuál es la autoridad competente y qué podemos hacer con el sargazo, entre otros temas de fundamental importancia”.

Lo ideal, dijo, es que el sargazo sea retirado en mar abierto, porque en su recorrido por los arrecifes impide el paso de la luz solar, lo que imposibilita la fotosíntesis de las algas asociadas a los corales, provocando un daño considerable en caso de que el sargazo permanezca sobre los corales por cierto tiempo.

“Recordemos que México tiene el segundo arrecife más grande del mundo después de la barrera de coral de Australia. Es el Arrecife Mesoamericano, que compartimos con Belice, Guatemala y Honduras”.

Algunos países como Francia, indicó, han avanzado con tecnología para aprovechar otras especies de macroalgas, con las que se puede alimentar al ganado, producir fertilizantes y generar biogás para obtener electricidad.

“La limitante para el uso del sargazo es su contenido de arsénico, que es un metal pesado que en concentraciones elevadas se vuelve muy tóxico”.

Muñoz Sevilla, integrante además del Consejo Asesor para el tema del sargazo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), aseveró que el incremento de la temperatura de la superficie del mar, la acidificación del océano y los aportes de las aguas continentales a la zona costera, han contribuido al desplazamiento del sargazo que se enriquece a su paso por ciertas zonas de importante aporte de nutrientes a la zona costera. (Redacción MEXICAMPO).