Ciudad de México, 29 de abril.- Rezago de la infraestructura hidrológica, escasa formación académica y profesional sobre el ciclo hídrico y agua subterránea, además de mal manejo del recurso que está sucio, son los componentes de la escasez de agua en México.

Apuntes establecidos por especialistas en la presentación del libro “Agua. El oro invisible”, en el Senado de la República, donde la senadora por Morena, Eva Eugenia Galaz Caletti, ante el grave problema que vive el país, conminó a solucionar “hoy este problema para no heredarlo a nuestros hijos y nietos”.

La legisladora detalló que más de la mitad del territorio nacional se encuentra en situación de estrés hídrico, es decir, la demanda del líquido supera el 80 por ciento de la disponibilidad natural.

Subrayó que a pesar de que el acceso al agua y al saneamiento son derechos humanos y están consagrados en la Constitución, la gestión no es suficiente ni adecuada en el país, pues la infraestructura presenta rezagos en algunos estados, lo cual se debe a malas políticas públicas.

Recordó que, durante los primeros meses de este año, la sequía se agudizó en la zona norte, por lo que algunas regiones enfrentan severa escasez de agua.

“Cada vez son más las localidades a las que se les raciona el líquido vital, lo cual genera problemas sanitarios y conflictos sociales”.

Para paliar esta crisis, aseveró la legisladora, “textos como el que se presentan son importantes, ya que ayudarán a impulsar la tarea legislativa, así como a enfrentar esta emergencia”.

Uno de los autores del libro, José Joel Carrillo Rivera, destacó la importancia de la hidrogeología, ya que si no se conoce cómo funcionan los flujos de agua subterránea, no será productivo su aprovechamiento. Por ello denunció la falta de preparación de profesionales en la materia.

Gonzalo Hatch Kuri, coautor del texto, señaló que hay un problema con la educación, ya que no se puede concientizar a la ciudadanía y a los tomadores de decisiones si no existe conocimiento previo alguno sobre este asunto, pues es escasa la formación académica y profesional sobre el ciclo hidrológico y el agua subterránea.

Finalmente, Samuel Schmidt indicó que el gran problema del agua es que en México hay escasez, un mal manejo y está sucia. Además, dijo que hay una incongruencia con el manejo del recurso, pues se ha privatizado al mismo tiempo que está consagrado en la Constitución como un derecho humano. (Redacción MEXICAMPO).