25 julio, 2024

Al priismo-pvemismo ya no le importa su descrédito, sino consumar a la brevedad el mayor despojo a los mexicanos

 

El gobierno priista-pvemista perdió ya todo rubor y decidió ignorar los reclamos de la población por la escalada de precios que inició en los energéticos y, sin importarle ya su imagen por el “gasolinazo”, aplicó otro aumento en tarifas eléctricas, como si tuviera mucha prisa por consumar el “gran robo del siglo”, denunció el diputado Julio Saldaña Morán.

Refirió que eso y no otra cosa significa que, a pesar de su disponibilidad de recursos y el descrédito que les acarrea políticamente, esos partidos y su gobierno hayan decidido asestar otro ataque al poder adquisitivo de la población con el encarecimiento de la gasolina, el diésel y el servicio eléctrico, lo que se reflejará negativamente no sólo en su consumo directo, sino también a través de diversos productos y servicios que requiere.

Es decir, a priistas y pevemistas les importa ya un comino su imagen por la promesa incumplida de que la reforma energética traería combustibles y electricidad más baratos y de mejor calidad, y ahora avanzan abiertamente en sentido contrario.

Los dirigentes de esos partidos –dijo Saldaña Morán- parecen actuar como si ya estuvieran resignados a perder el poder el próximo año y en el 2018 o como si creyeran que sólo con “programas sociales limosneros” y trucos estadísticos del INEGI lo conservarán, por lo que, al tiempo que simulan combatir la corrupción con el ex director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y ahora nuevo dirigente priista, maximizan las utilidades de esta empresa –ya pulverizada en varias- para obligarla a compartirlas mediante la asociación con ciertos empresarios.

Es algo parecido a lo hecho con PEMEX, empresa a la que se obliga a rescatar a empresarios ineptos y defraudadores al tiempo que se les entrega los activos más valiosos. “CFE debe informar cuántas asociaciones empresariales lleva de enero a la fecha, cuál ha sido la aportación de cada socio y cómo se reparten las utilidades”, demandó Saldaña.

Para suponer que priistas y pevemistas quieren hacer lo mismo con CFE que lo que hacen con PEMEX, Saldaña Morán enumeró los siguientes hechos:

  1. El 11 de enero de este año se publicó en el Diario Oficial de la Federación, mientras la captura de Joaquín Guzmán era el show mediático del momento, el acuerdo de la Secretaría de Energía sobre los “Términos Para la Estricta Separación Legal de la CFE”, que no es otra cosa que la pulverización de esta empresa en varias para generar, transmitir, distribuir, suministrar, comercializar y proveer el servicio por separado al tiempo que se obliga a esas empresas a asociarse con particulares y competir entre sí y con otras, la mayoría de éstas transnacionales.

 

Cada una de las nuevas empresas socias de CFE tendrá su propio Consejo de Administración y en él participarán cuatro representantes del gobierno federal, quienes “pueden ser o no servidores públicos”, por lo que podrían ser empresarios o particulares.

Con esto, el gobierno priista-pvemista obliga al Estado Mexicano a renunciar a su responsabilidad social en materia energética, pues CFE, como empresa rentable, sólo proporcionará fluido a quien pueda pagar.

  1. La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que CFE ha tenido quejas crecientes de 2013 a la fecha por 19 motivos, entre ellos cobro indebido, servicio deficiente y negativa de información al cliente. Es decir, el dirigente del PRI no mejoró el servicio mientras estuvo al frente de CFE, sino todo lo contrario.
  2. El 28 de julio pasado, la CFE reportó utilidad neta por 106 mil 846 millones de pesos en el primer semestre del año. Según dijo, esto fue resultado de la renegociación del contrato colectivo con el “charrismo” sindical, es decir, mediante el abaratamiento del trabajo de los electricistas. Esto es acorde con la política de la tecnocracia en el poder en el sentido de tener trabajo barato en todo el país mientras encarece productos y servicios.
  3. Además de la CFE, el gobierno también tuvo 14 por ciento más ingresos en el primer semestre, según reportes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, esto a pesar de la caída en el precio internacional del petróleo en 11.7 por ciento.
  4. Este aumento de ingresos gubernamentales fue gracias a la extracción de impuestos a la ciudadanía, la que creció en 11.3 por ciento en Impuesto Sobre la Renta, 5.2 por ciento en Impuesto al Valor Agregado y en 11 por ciento en el Impuesto Especial a Productos y Servicios.

“Entonces, si el gobierno y la CFE tienen más ingresos, ¿por qué ensañarse con la población encareciéndole los energéticos de mala calidad?: pues para consumar el “robo del siglo” mientras se generan otros espectáculos mediáticos y es en esa trampa en la que no debe caer la ciudadanía. Crean o no los priistas que ya perdieron el poder, hay que hacer que lo pierdan porque llevan al país al desastre. En el mejor de los casos, lo que prometen es demagogia”, concluyó el perredista.

About The Author