Por Germán Ramos Navas

Los caminos de Rulfo también fueron tequileros. Tequila bebió cuando escribió. También disfrutó de tequila cuando corrigió y corrigió sus textos. Y tequila consumía cotidianamente. Así lo observé en una pequeña cantina del sur de la Ciudad de México, cerca de la oficina gubernamental donde trabajó el escritor en sus últimos años.

Por ello, resulta interesante la iniciativa de Los Caminos de Juan Rulfo, donde se aportará la experiencia del Consejo Regulador del Tequila (CRT), como la que alcanzó con la Ruta del Tequila, ahora en acuerdo con tres gobiernos municipales de la zona sur del estado de Jalisco, empresarios y organismos civiles.

Así proponen, impulsar la parafernalia de Rulfo en la zona del escritor, con esculturas, con espacios urbanos en los pueblos, con museos, recorridos y demás. Sin embargo, al proyecto le falta lo más importante del escritor: promover y difundir su literatura, sus dos grandes obras, El Llano en Llamas y Pedro Páramo.

Ya que conforme a la propuesta inicial, en ningún momento se señala una edición especial para cada uno de sus libros. Entonces ¿cómo captar la atmósfera y el espíritu de Rulfo?

El proyecto cultural se tiene contemplado llevar a cabo en los municipios de Sayula, San Gabriel y Tuxcacuesco, al sur de Jalisco, donde algunos comentaristas suponen se desarrollaron las tramas de los dos magnos libros de Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, y también los impulsores de la Ruta Rulfo, aunque el escritor nunca señaló que esos ambientes eran los de su literatura.

En cierto momento, Juan Rulfo se refirió a las tierras de Los Altos, donde captó el ambiente de sus escenarios literarios, donde se centró la Guerra Cristera, más que en la zona sur donde nació.

Serán 20 millones de pesos para iniciar la Ruta de Rulfo, en esas tierras que el vio y captó con sus fotografías, que también deberán atenderse para tener una exposición permanente. Porque Rulfo fue tanto buen escritor, como fotógrafo.

La ruta por sí del CRT, mismo vale, por sus pueblos, plazas, paisajes, cerros y habitantes. Agregando a Rulfo y sus tequilas, un valor cultural con la ruta con el apoyo de los tequileros a través del CRT. (Tomado del portal: Oro Azul Tequila)