Ciudad de México, 4 de febrero.- El berrendo peninsular se recupera favorablemente bajo el cuidado de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), así como de los ejidatarios dueños de la tierra del Área de Protección de Flora y Fauna Valle de los Cirios y de la Reserva de la Biósfera El Vizcaíno, en la península de Baja California.

La Conanp, anuncia el inicio de la temporada 2021 de nacimientos de berrendo peninsular (Antilocapra americana peninsularis), en la estación Llanos de berrendo, mamífero enlistado como en peligro de extinción en la Nom-059-SEMARNAT-2010.

Dicha especie se recupera favorablemente. Las berrendas peninsulares comienzan a dar a luz después a los 240 días de gestación, los primeros partos se presentan a finales del mes de enero y continuarán hasta el mes de marzo.

En esta época la probabilidad de lluvia es más alta, coincidiendo ésta con los nacimientos, cuando la vegetación empieza a reverdecer y con ello las hembras tienen mayor oportunidad de producir la leche necesaria para amamantar a sus crías.

Generalmente, los berrendos presentan partos gemelares, las crías nacen con un peso de entre 2 y 3 kilogramos y son amamantadas durante 14 semanas por sus madres hasta ser destetados a finales de mayo-junio, para continuar con una dieta de flores, hojas y brotes tiernos de hierbas y arbustos silvestres

El Programa de Recuperación del Berrendo Peninsular (PRBP), y su hábitat inició hace 22 años, a partir de la captura de un pequeño hato inicial de ejemplares silvestres, cuando la población silvestre había declinado hasta 164 individuos en la península.

En la actualidad las medidas tomadas para llevar a cabo este programa han permitido el incremento de la población de berrendo peninsular por arriba de los 650 ejemplares, más los que nazcan este año.

Las amenazas que han llevado a esta subespecie a ser considerada en peligro de extinción, son la caza ilegal, la sequía, la depredación por coyote, la competencia con el ganado doméstico por alimento, la fragmentación de su hábitat y las enfermedades exóticas.

Hasta el momento, han nacido aproximadamente más de ocho crías, y en todo este proceso, el apoyo de GEF especies fue fundamental en el desarrollo del Programa de Repoblamiento del Berrendo Peninsular de 2018 a 2020

Gracias a los esfuerzos sostenidos de más de un centenar de personas, autoridades, academia, organizaciones de la sociedad civil y comunidades como los ejidos El Costeño en Baja California, y Juárez, Matarranchos y Lagunitas en Baja California Sur, se ha logrado la recuperación de está sub especie, representando un caso exitoso a nivel mundial de recuperación de una especie al borde de la extinción.

Los ejidatarios, dueños de la tierra, han comprometido una superficie del orden de las 74,000 hectáreas para el berrendo peninsular y la vida silvestre.

Los ejidos que han apoyado voluntariamente a la conservación del berrendo peninsular, junto con instituciones como la Comisión Nacional Forestal (Conafor), incentivan la conservación de esta especie en asociación con ENDESU A.C., mediante el Programa de Pago por Servicios Ambientales (PPSA), lo que ha generado una sólida base de confianza para mitigar las amenazas que enfrenta esta especie.

El PRBP es un ejemplo de gestión en la conservación de recursos de uso compartido de gestión colectiva que busca restablecer la integridad del ecosistema desértico de la península de Baja California y los servicios ambientales gratuitos que nos brinda a todos. (Redacción MEXICAMPO).