SAN JOSÉ, Costa Rica, 16 de abril de 2021 (IICA). La agricultura tendrá papel central y estratégico post pandemia, como proveedor de alimentos de calidad y servicios ecosistémicos, que deberán resguardan los recursos hídricos y la biodiversidad, además de contribuir al combate contra el cambio climático.

Fue el consenso alcanzado en la III Reunión Hemisférica de Ministros/as y Secretarios/as de Agricultura de las Américas, organizada por el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego del Perú, con apoyo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y la FAO.

Los participantes, destacaron el apoyo técnico del IICA, explicaron las acciones llevadas adelante en cada una de las naciones para sostener la producción de alimentos y las cadenas de abastecimiento ante la emergencia y subrayaron la resiliencia demostrada por los sistemas agroalimentarios de la región ante la dramática caída de la actividad económica generada por la pandemia.

Los funcionarios hicieron un diagnóstico de la situación de los sistemas agroalimentarios, con énfasis en los pequeños productores. También enviaron mensajes de preocupación y solidaridad ante la situación en San Vicente y las Granadinas, donde la reciente erupción de un volcán obligó a la evacuación de cerca de 20 por ciento de la población del país caribeño, lo que afectó las regiones del país dedicadas a la actividad agropecuaria.

Mencionaron que los sistemas agroalimentarios para el crecimiento económico de la región fueron valorados por el ministro de Desarrollo Agrario y Riego del Perú, Federico Tenorio, anfitrión de la reunión, desarrollada de manera virtual.

“El difícil contexto sanitario reafirmó su importancia para la superación de la pobreza, la generación de empleos y la recuperación de la economía en general”, sostuvo Tenorio.

«Es esencial reconocer tres puntos fundamentales que se deben considerar para fortalecer la sustentabilidad: inversiones en ciencia e innovación, la mejor manera de desarrollar prácticas sustentables; no podemos olvidar lo imperativo de la Agenda 2030, no dejar a nadie atrás”.

“Debemos erradicar el hambre en el mundo en la próxima década; y el comercio internacional basado en reglas justas y transparentes para garantizar la seguridad alimentaria y reducir la pobreza», dijo la ministra de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, Tereza Cristina.

“En Brasil ya producimos carne sin emisión de gases de efecto invernadero. Pero nuestros esfuerzos serán en vano si no logramos eliminar el hambre en el mundo en los próximos 10 años”-

El Ministro de Agricultura de Colombia, Rodolfo Enrique Zea, destacó que se mantuvo el financiamiento a la agricultura y al sector abierto y toda su cadena de apoyo, para garantizar la seguridad alimentaria. “Continuamos el proceso de promoción de exportaciones agropecuarias e incluso el 2020 fue el año de más exportaciones en la historia de Colombia”.

América Latina y el Caribe es la mayor exportadora neta de alimentos en el mundo, con alrededor del 14 por ciento del comercio mundial, con lo que tiene enorme potencial para lidiar con éxito con el proceso de transformación de la agricultura que ya está en marcha y es irreversible.

Los países que son grandes exportadores de productos agroalimentarios son los que mostraron mayor resiliencia en la región donde la pandemia generó una situación crítica, ya que la caída del PIB y el aumento de la inseguridad alimentaria fueron mayores que en el resto del mundo, según datos revelados durante la reunión.

«La salida de esta pandemia va a ser entre todos y no de manera individual. La región está llamada a tener un rol fundamental en los diálogos sobre los sistemas alimentarios y todos sabemos que nuestra región no es la responsable del cambio climático. Estamos seguros de que debe haber un sistema de adaptación financiado por los deudores en el cambio climático», dijo Jorge Solmi, Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina.

El Director General del IICA, Manuel Otero, celebró que en la reunión se habló de sistemas agroalimentarios. “La utilización del prefijo agro es clave porque con él se reconoce que sin producción agrícola no hay materias primas que luego se transformen en alimentos y, por lo tanto, sería una utopía lograr seguridad alimentaria”, afirmó Otero.

“Los sistemas agroalimentarios –agregó- ya están en un proceso de cambio irreversible, que deberá seguir evolucionando a través de una alianza sinérgica con el medio ambiente. Estamos ante una gran oportunidad de desarrollar sistemas más maduros, con respeto irrestricto por el ambiente y el énfasis puesto en la calidad nutricional”.

Víctor Villalobos, Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de México, dijo que se deben incorporar innovaciones apropiadas a las condiciones agroecológicas de los territorios. Y la cooperación es fundamental para mantener el acceso a los alimentos.

El ministro de Agricultura y Pesca de Jamaica, Floyd Green, indicó que en el Caribe se tiene que impulsar una plataforma logística para intercambiar más fácilmente la producción agropecuaria, para proveer a la industria turística y fortalecer los encadenamientos. El IICA nos puede brindar apoyo técnico en ello».

En el encuentro, el Director General de FAO, Qu Dongyu, resaltó el papel de América Latina y el Caribe en la seguridad alimentaria mundial, y afirmó que la pandemia demostró que la reactivación económica se logrará si los países hacen una integración interinstitucional.

“Por ejemplo en Centroamérica, los ministros hemos encontrado coincidencias para impulsar la resiliencia del sector agropecuario basada en la protección del suelo, la gestión del recurso hídrico, las nuevas tecnologías y su transferencia y las buenas prácticas agrícolas, entre otras medidas”, indicó Alvarado. (Redacción MEXICAMPO).