Para proteger a la población del estado de Tabasco de los riesgos causados por las inundaciones, especialmente a la más desfavorecida, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), dio a conocer un plan para el manejo del agua en la entidad.

Dicho plan aseguró la dependencia federal está dirigido para las zonas orográficas ubicadas aguas arriba de la cuenca, como aguas abajo.

La titular de la Conagua, Blanca Jiménez Cisneros, sobre el informe de las acciones de apoyo a personas damnificadas por las inundaciones, realizado en la ciudad de Villahermosa, con la asistencia del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, los gobernadores de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, y de Tabasco, Adán López Hernández, y los secretaros de la Defensa Nacional, Marina, Hacienda y Crédito Público, Comunicaciones y Transportes, Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y Bienestar, entre otros.

El presidente López Obrador reconoció el trabajo de Conagua, para llevar a la entidad equipos de bombeo especializados, con los cuales se desalojaron las aguas, y con ello, se apoyó a la población afectada por las lluvias históricas.

Blanca Jiménez, señaló que dentro del Programa de Protección para salvaguardar a la población, Conagua empleará expertos de Tabasco, se operarán las presas de manera proactiva, no reactiva; se contará con un caudal que evite azolvamiento o erosión de los ríos, y la presa Peñitas será la clave del manejo hidráulico, debido a que el control de los escurrimientos es muy complejo.

Se rehabilitará el sistema de presas del rio Grijalva, El Macayo, escotaduras y bordos de protección, y en colaboración con la Secretaría de Marina, se realizarán dragados. Como parte de esos trabajos, en 2021 se iniciará con 42 kilómetros.

Subrayó que en 2020 y 2021 se destinan más de 1,880 millones de pesos en Tabasco. Actualmente, se reconstruyen bordos en el municipio de Centro y Cunduacán, y se reestablecen equipos de bombeo para abastecimiento de agua potable en Huimanguillo, Teapa y Tenosique.

En tanto, en 2021 se reconstruirán bordos en los 17 municipios del estado; se trabajará en las márgenes del río Samaria, en Cunduacán y Nacajuca; se dará mantenimiento a 9 escotaduras y se revisará el proyecto de la escotadura Las Raíces, en el municipio de Centro, el cual podría ser una solución verde para proteger eficientemente a la población.

Asimismo, se rehabilitará la estructura de control El Macayo; se realizarán dragados, en colaboración con Semar; se rehabilitarán la planta potabilizadora de Macuspana, 37 sistemas de agua potable y 26 complejos de alcantarillado en 16 municipios; se elaborarán los proyectos ejecutivos de drenaje pluvial; se rehabilitará la red hidrométrica y climatológica, y se mantendrá el monitoreo hidrológico.

Dio a conocer que en Chiapas, en 2020 y 2021 se invertirán casi 600 millones de pesos, mientras se limpian y desazolvan varios ríos en Ocosingo, Salto de Agua, Chilón, San Cristóbal y Palenque; se remueven escombros en el río de la Sierra, en Ixhuatán, y se rehabilitan sistemas de agua potable en varios municipios.

En 2021, apuntó, se trabajará en 74 kilómetros de cauces de ríos en 28 municipios; se rehabilitarán 107 sistemas de agua potable y 19 de alcantarillado en 28 municipios; se recuperará la red hidrométrica y climatológica, radares y observatorios, y se operarán equipos de radiosondeo y de procesamiento para la implementación del decreto de operación de las presas del río Grijalva.

La funcionaria informó, que tanto en Tabasco como en Chiapas, la Conagua estuvo activa, dio seguimiento meteorológico a cinco ciclones tropicales y seis frentes fríos, gracias a lo cual se determinó que las lluvias de 2020 superaron el promedio histórico en 43 por ciento, incluido 2007, y que las lluvias registradas en Villahermosa, fueron las más fuertes de los últimos 90 años.

Se monitorearon los ríos Samaria, Usumacinta y Grijalva, bordos como El Monal, en la colonia Gaviotas, y el Muro, en el malecón del centro de Villahermosa, las cabeceras municipales de Jonuta, Centla y otros municipios aledaños al Usumacinta, así como 9 escotaduras del municipio de Centro, como El Censo y Sabanilla, ubicadas sobre el río de la Sierra, para la protección de Villahermosa.

Hubo 36 sesiones de comando operativo, encabezadas por el gobernador Adán López Hernández, y en 16 del Comité Regional de Grandes Presas; las brigadas de Protección a la Infraestructura y Atención de Emergencias (PIAE) , se desalojaron 32 millones de metros cúbicos de agua -equivalentes a llenar 18 veces el Estadio Azteca-, y suministraron 4.3 millones de litros de agua potable, en apoyo a casi 128,000  tabasqueños; se corroboró la declaratoria de emergencia y desastres por inundación, en 16 municipios y se diagnosticaron daños y se evaluó la infraestructura hidráulica a rehabilitar o construir.

La titular de Conagua señaló que lo ocurrido en Chiapas y Tabasco, es parte de los retos afrontados en equipo en 2020, cuando se vivió la pandemia de Covid-19 y una crisis económica, ante lo cual se rehabilitó la infraestructura dañada, principalmente las presas.

Se apoyó a la población y a los hospitales con el suministro de agua potable, y se mantuvo el nivel de recaudación, lo cual consolida una nueva gestión de los recursos hídricos, encaminada a apoyar a la población menos favorecida.

Finalmente, agradeció a los titulares de las dependencias del gobierno, la colaboración para hacer frente a las lluvias históricas, y reiteró el reconocimiento al personal de la Conagua, que trabaja con valor y energía para no dejar a nadie atrás. (Redacción MEXICAMPO).