Home » OPINIÓN » COLUMNA » Reducir diputados en Congreso busca dañar a la izquierda

Reducir diputados en Congreso busca dañar a la izquierda

DE NORTE A SUR

Guillermo Correa Bárcenas

  • Es otra jugada sucia del PRI y sus aliados

Desde inicio de año a la fecha han surgido 14 iniciativas de reformas constitucionales para reducir el tamaño del Congreso. Y cualquiera diría que es una idea que nos ahorraría mucho dinero a los mexicanos, pues de entrada los diputados generan una riqueza prácticamente trabajando menos de 700 horas de 195 días que componen su jornada anual ordinaria, lo que los ubica como los menos productivos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De acuerdo con un reciente informe de la OCDE, los mexicanos (que no laboran en el Congreso) son quienes más horas dedicamos al trabajo (2,228), en lo que respecta a los países que conforman este organismo.

Un trabajo de María Amparo Casar Pérez, experta socióloga, revela que el sueldo anual de los legisladores asciende a 213,600 dólares anuales, y si comparamos con el sueldo mínimo de cualquier trabajador mexicano resulta una dieta 124 veces mayor.

Un informe del Instituto Belisario Domínguez, menciona que hay 18 iniciativas pendientes en las comisiones del Congreso de la Unión para su análisis y discusión. La mayoría coincide en disminuir el número de senadores de 128 a 96 y el de diputados de 500 a 400, 300 o 250. Una iniciativa propone adoptar un sistema unicameral conformado por 500 congresistas.

Los beneficios serían disminuir los costos del Congreso de la Unión y mejorar el trabajo legislativo, facilitando la toma de acuerdos entre un menor número de legisladores, lo cual es dudoso porque las decisiones legislativas se toman cupularmente, por lo que hay que cuestionarse a quiénes beneficia esta propuesta. El PRI está ansioso por que se apruebe esta iniciativa, al grado de que desde 2014, a pesar de criticar las consultas ciudadanas, propuso hacer una, con el fin de que la ciudadanía, influenciada por las imágenes constantes en las redes sociales en que se muestran a los diputados en sus peores momentos, ya sea tomando una pequeña siesta en horas de trabajo o agrediéndose entre ellos a puño y empujones, vote por un rotundo sí, sin caer en cuenta de que el gran beneficiado es este partido.

Esta iniciativa es, incluso, una promesa  de cuando fue candidato el ahora Presidente Enrique Peña Nieto, firmada ante notario. Y es que este supuesto ahorro podría hacerse de otras maneras, como reduciendo el sueldo y beneficios que tienen los legisladores. Hay que recordar que los magistrados que integran al Consejo de la Judicatura Federal, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ganan más que el presidente de la República.

Estas iniciativas, que en mayoría coinciden con la del PRI, quieren eliminar cien diputaciones plurinominales, y aquí nos preguntamos si es esto un verdadero ejercicio de democracia, pues el resultado afectaría a la izquierda, que obtendría menos distritos y si le agregamos que está dividida, el 30 % que representa sería eliminado, de aprobarse la propuesta.

Lo explicó el politólogo Alejandro Favela hace un par de años, “bajar cien plurinominales es bajar la representación a los otros partidos, el PRI no hace nada de buena fe”.  Si solo hubiera cien plurinominales a repartir, el PRI podría llegar a 47.5% de la Cámara de Diputados con 30 % de la votación, y aumentaría aún más con sus aliados de Panal, PVEM y PES, juntos alcanzarían 57.25 % de la Cámara.

De acuerdo con una reciente encuesta, 68 de cada cien mexicanos están a favor de disminuir el número de senadores y diputados federales, aunque destaca que 95 de cada cien encuestados desconocen que el Senado de la República se integra por 128 senadores. Además, 92 de cada cien ciudadanos no saben que la cámara baja se conforma por 500 diputados (Mitofsky, 2016; Parametría, 2015). Hay 4 senadores por cada una de las 32 entidades federativas, repartidos por un criterio de representación proporcional estricta.

El informe realizado por Christian Uziel García Reyes, del Instituto Belisario Domínguez, destaca que diversos especialistas en la materia se han pronunciado sobre la reducción de legisladores de representación proporcional. “Para Woldenberg, Córdova, Ugalde, Casar, Salazar y Murayama no deben eliminarse los diputados por este principio, pues se debe salvaguardar la pluralidad política existente. En el caso del Senado, la mayoría de ellos está de acuerdo en suprimir a los senadores plurinominales, pero manteniendo el tamaño de esta Cámara. Para preservar la pluralidad política del país, así como para que cada entidad federativa tenga la misma representación, proponen elegir a cuatro senadores por estado, repartidos por un criterio de representación proporcional estricta, se lee en este.

México tiene una representación poblacional por legislador de alrededor de aproximadamente 190 mil habitantes, una posición intermedia si se compara con otros países, como Francia (72 mil), España (75 mil), Australia (104 mil), Sudáfrica (112 mil), Alemania (117 mil), Argentina (132 mil), Brasil (344 mil), China (458 mil), Estados Unidos (606 mil), e India (1.6 millones).

Al parecer los mexicanos han votado sin conocer en realidad quiénes y cuánta gente los representa en el Congreso. Es preocupante, porque de estas encuestas se desprende que en realidad no tenemos un panorama real de cómo nos gobiernan ni qué opciones tenemos para evitar una falsa democracia.

Hasta el momento estas iniciativas siguen en análisis. Son promovidas por el PRI, PRD, PVEM y PAN. Las mismas se han presentado en Sinaloa, Veracruz, Morelos y Nuevo León.

Y parece que al PRI le urge que se apruebe esta iniciativa que, desde enero de este año, urgió a votar antes de este 30 de mayo, y llevarse a cabo a partir de las elecciones federales de 2018, con lo que, afirmó la representación del priismo, se ahorrarían 2 mil millones de pesos anuales, ¿y cuánto nos ahorraríamos si también votan por eliminar pensiones a expresidentes, o disminuir el sueldo a magistrados, y quizá también el sueldo de los diputados y senadores que, por cierto, se tomaron las vacaciones de Semana Santa como si fueran de asueto oficial, al igual que el presidente Peña Nieto?

DESDE EL CENTRO

Ojalá que estos días santos ayudaran a destapar la cloaca delas inmobiliarias y el gobierno de la Ciudad de México que encabeza Miguel Ángel Mancera… Preocupante la actitud bélica de Donald Trump que puede desembocar en otra guerra mundial… Este Viernes Santo se recuerda que por la tarde se colgó Judas, arrepentido de su traición. En México ¿cuántos Judas que traicionan a los mexicanos deberían seguir su ejemplo?

tigrebilly@hotmail.com

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Ir a la barra de herramientas