24 julio, 2024

DE NORTE A SUR

Guillermo Correa Bárcenas

Símbolo de la resistencia campesina en México, Emiliano Zapata es recordado este día por el 138 aniversario de su nacimiento en Anenecuilco, Morelos, estado caído en desgracia por los malos gobernantes y funcionarios federales que no pueden ante el descontento social que se da no sólo en la entidad vecina a la Ciudad de México, sino en todo el país que a la corrupción, inseguridad y violencia, sobre todo, se suman los despojos de tierra a labriegos e indígenas, incluso peor que lo observado hace un siglo y que motivaron la Revolución Mexicana.

En terrenos morelenses se ubica el llamado Paso Express y su trágico socavón que en lo que más ha servido es para demostrar la impunidad de un titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruíz Esparza, que también ha provocado el enojo de los pobladores de Tepoztlán por la ampliación de la carretera federal que lleva a Cuautla, casos del que no se salva la supuesta complicidad de Graco Ramírez Abreu, el desgobernador que ha provocado marchas de pobladores a la capital de la República con la exigencia de su renuncia y merezca el juicio político por dejar imperar a la delincuencia organizada y a trasnacionales en la entidad.

Por eso es que hoy la lucha no es sólo por la tierra, también por el agua. Y como la primera fue encabezada por Emiliano Zapata, cien años han transcurrido para que haga lo mismo su nieto Jorge Zapata, por el conflicto del río Cuautla que campesinos de 27 ejidos en la comunidad de San Pedro Apatlaco, donde se ubican las obras de un acueducto para la termoeléctrica que se construye en Huesca, ubicada en el municipio de San Tetelco.

Hechos semejantes los hay en toda la República, donde los despojos de tierras y demás recursos naturales han hecho resurgir latifundios mucho más crueles y extensos. Sólo hay que atender lo que se registra en documentos oficiales, por ejemplo, que más de un tercio del territorio nacional se encuentra en poder de compañías mineras extranjeras, que casi todas playas están prohibidas a sus auténticos dueños, que hasta el viento –de Oaxaca—roban empresas españolas, que ya le han echado el ojo al uranio que se encuentra en selvas chiapanecas y que hasta el subsuelo mexicano se concesiona a foráneos con la finalidad de enriquecerse con nuestro petróleo.

Sí, no hay duda que la traición a Zapata prevalece en estos tiempos porque, como dicen sus familiares y seguidores, la clase política no ha respetado los ideales de la Revolución Mexicana, que parecen una biblia que todos leen y repiten, pero nadie cumple. Hoy, dice Jorge Zapata González, los campesinos no son dueños ni de la tierra que pisan y en cualquier momento pueden ser despojados. Entonces, tenemos que hacer otra vez lo que se hizo hace 200 años con la Independencia o hace 100 con la Revolución cuando indios y campesinado ya no soportaron. Aunque ahora la lucha tiene que ser distinta.

El nieto de Zapata se queja de que cuando se concesiona la tierra nunca se consulta a los campesinos y en Morelos se quieren llevar el agua para una termoeléctrica, cuando es la vida de los campos y de las familias. Y no se cansa de acusar que hechos como este se repiten con frecuencia desde hace más de 40 años de neoliberalismo. Aclara que los recursos no son del gobierno ni de las empresas sino de las comunidades que los han tenido siempre. Además, está el problema de las grandes trasnacionales que destruyen territorios, paisajes, el medio ambiente y todo lo que encuentran. Ejemplifica con el gasoducto que parte de Tlaxcala y llega hasta la termoeléctrica que se encuentra por la falda el Popocatépetl, lo que es un peligro muy serio para quienes habitan en la región. Denuncia que hay demandas de amparo que jamás ha respetado la CFE. Sostiene que al campesinado no le dejan de otra más que la acción social, pues las luchas se ganan con gente y no con papeles. La historia lo ha demostrado. Nosotros estamos dispuestos a pelear con todo, ya que de todas formas si nos quitan el agua nos quitan la vida. Convencido está de que la generación de su abuelo, el general Emiliano Zapata, cumplió con su deber y aseguraron a la descendencia una vida digna, ahora toca a nosotros pelear por el futuro de nuestros hijos y nietos”.

Edgar Castro Zapata es bisnieto del Caudillo del Sur y junto con Francisco Pineda Gómez es el compilador de un libro colectivo dedicado al estudio del Plan de Ayala, el programa político social de la revolución campesina en México. En esta obra, Plutarco Emilio García Jiménez, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, evoca que a principios de los ochenta del siglo pasado la inconformidad acumulada de números grupos y organizaciones campesinas solicitantes de tierras , que no encontraron una solución aceptable a sus demandas, la represión desatada por el gobierno de José López Portillo, así como el anuncio de que para 1981 debería quedar concluido para siempre el reparto agrario, fueron los detonantes para la emergencia de un fuerte movimiento agrarista con acciones en la mayor parte de la República.

Dos años antes, Mateo Emiliano, hijo menor del general Zapata, había constituido el Movimiento Nacional Plan de Ayala cuyo lema fue “Hoy Luchamos por la Tierra, Mañana por el Poder”. El gobierno pretendía trasladar los restos del héroe al Monumento a la Revolución y no lo logró. Pasó el tiempo y llegó el sexenio salinista durante el cual, en 1989, se propuso la creación del Congreso Agrario Permanente (CAP)  que fue uno de los organismos que legitimaron el triunfo electoral fuertemente cuestionado de Carlos Salinas de Gortari frente al candidato del Frente Democrático Nacional (FDN) Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, hijo del General que concretó el reparto agrario convirtiendo poco más de la mitad del territorio nacional –100 millones de hectáreas—en propiedad social indígenas y campesinos.

Pronto, en 1992, Salinas mostró su aberración hacia los productores del agro con una iniciativa de ley para modificar el hasta entonces intocable Artículo 27 de la Constitución con la finalidad de privatizar la tierra, al permitir que sus dueños pudieran rentarla o venderla. Se allanó así el camino al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que provocó la acción armada del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en el estado de Chiapas, lo que trajo una preocupación mundial por lo que estaba causando la globalización. Pasó el sexenio de Ernesto Zedillo y el PRI perdió el poder. Con Fox y Calderón, del PAN, lo único que sucedió fue agravar la realidad de quienes habitan el sector rural, donde se hallan los más pobres de los pobres. Hay que señalar que con el actual gobierno las cosas no han cambiado, sino que la miseria y los despojos se han profundizado. Prueba de ello es que este día en varias partes se sigue recordando al General Emiliano Zapata.

DESDE EL CENTRO

La Coordinadora Nacional Plan de Ayala, Movimiento Nacional (CNPA MN) exigió un alto a la criminalización y represión de la lucha en San Luis Potosí, luego de denunciar el secuestro y tortura de la dirigente campesina, María de los Ángeles Padilla; asimismo, insistió en que el Gobernador Juan Manuel Carrreas López, debe generar un clima de distensión social…El dirigente de la Comisión Ejecutiva del Movimiento Social por la Tierra, Francisco Chew Plascencia, afirmó que el sector campesino donde se agrupan los pequeños agricultores de granos básicos están en total indefensión, pues no sólo el Gobierno Federal los discrimina en la renegociación del TLCAN sino que ahora también el Presidente del Senado, Pablo Escudero quien anunció que se reunirá únicamente con el sector empresarial encabezado por el Consejo Coordinador Empresarial, para conocer los comentarios y propuestas al respecto…Productores incorporados al Sistema Producto Maíz, que encabeza Vicente Álvarez Delgado, lamentaron la poca sensibilidad de las Secretarías de Hacienda así como de Agricultura para que aceptarán ubicar en 4 mil 200 pesos el precio objetivo por tonelada de este grano básico y aseguraron que la lucha por alcanzar un precio justo continuará en todas las instancias legales que corresponda… El próximo Congreso de la CNC será a fines de mes en el estado de Zacatecas. 8 de agosto de 2017

[email protected]

About The Author