Ciudad de México, 2 de febrero.- Para controlar y erradicar el brote de langosta centroamericana (Schistocerca piceifrons Walker) que se presentó en la comunidad La Cáscara, del municipio de Montemorelos, Nuevo León, personal del Senasica inició acciones para delimitar la zona con presencia de la plaga, tomar muestras y evaluar cuál es el mejor insumo.

El organismo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), encuentros virtuales con representantes de los comités estatales de Sanidad Vegetal de Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz y San Luis Potosí, con el fin de informarles sobre la situación actual del evento y establecer un protocolo de acción inmediata.

El director de Protección Fitosanitaria del Senasica, José Manuel Gutiérrez Ruelas, precisó que el brote se detectó en una zona donde no se había tenido presencia, por lo que antes de iniciar las aplicaciones, es necesario contar con toda la información de campo y de laboratorio para hacer más eficientes las labores de control.

Asimismo, dijo, Senasica solicitó el apoyo de uno de los especialistas en langosta más reconocidos a nivel mundial, Mario Poot Pech, quien apoyará a diseñar el protocolo de acción y se reunirá con los responsables fitosanitarios de la región de la huasteca, con el objetivo de capacitar a los técnicos, constatar avances y orientar la estrategia de control del brote.

Poot Pech señaló que particularmente en los límites de la huasteca de Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí, hay alrededor de un 1,800.000 hectáreas que tienen las condiciones climáticas y geográficas óptimas para la reproducción del insecto, por lo que es la zona en la que se desarrollan acciones de control de manera permanente.

Precisó que el evento detectado en Nuevo León pudo tener su origen en el desplazamiento de los vientos hacia el noroeste del país, entre diciembre de 2021 y enero de 2022, los cuales propulsaron a los insectos voladores hacia las faldas de una zona montañosa.

El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, invierte cada año más de 25 millones de pesos en la campaña contra la langosta centroamericana, que opera desde hace 17 años en las 10 entidades cuyas condiciones naturales favorecen la reproducción de esta plaga endémica: Campeche, Chiapas, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán.

Estas acciones permanentes permiten proteger la producción de cultivos básicos, industriales, frutales y hortalizas, por lo que impactan positivamente en la economía de miles de productores, quienes no reportan pérdidas en rendimiento ni en la calidad de los productos y subproductos vegetales. (Redacción MEXICAMPO).