La Comisión Permanente del Congreso de la Unión demandó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) explicaciones sobre el encarecimiento de la gasolina y el diésel, pues tiene ingresos crecientes, pero al mismo tiempo es ineficiente en el gasto.

Los parlamentarios del Partido de la Reolución Democrática;  propusieron al resto de grupos legislativos un punto de acuerdo en el cual exigen al gobierno federal ser eficiente en sus erogaciones, privilegiar el crecimiento económico y fortalecer el poder adquisitivo de la población en lugar de debilitarlo.

Omar Ortega Álvarez, Julio Saldaña Morán, Karen Orney Ramírez Peralta y Candelario Pérez Alvarado argumentaron que es del mayor interés del Congreso de la Unión conocer el porqué del encarecimiento continuo de los energéticos que, pese a lo que arguya el gobierno, indiscutiblemente impactará negativamente en los precios de otros productos y servicios, en el poder adquisitivo y en la calidad de vida de la población.

Esta demanda de explicaciones a la SHCP -dijeron- es cuanto más relevante si se considera que, mientras el nivel de vida de la población disminuye y la economía se encuentra prácticamente estancada, el gobierno incrementa sus ingresos por el cobro de impuestos a los contribuyentes y aumenta igualmente su gasto innecesario.

Lo anterior -agregaron- significa que mientras el gobierno es ineficiente e incompetente para impulsar la economía nacional y el poder de compra de la población, al mismo tiempo hace más cara su incompetencia e ineficiencia extrayéndole más recursos a la ciudadanía.

GOBIERNO

Así lo demuestra el hecho de que en el primer semestre del año aumentó sus ingresos presupuestarios en 11.4 por ciento. Específicamente sus ingresos tributarios -es decir, los que obtiene por cobro de impuestos- aumentaron 10.7 por ciento y, en particular, los que obtiene por cobro del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) en el consumo de gasolina y diésel crecieron 22.3 por ciento.

“Si bien expertos en el sector han señalado que el incremento en el precio del combustible tiene varios componentes, también es cierto que el costo de estos componentes reflejan la incompetencia e ineficiencia gubernamental, como los costos de la materia prima, de las importaciones crecientes (60 por ciento del consumo nacional), de las refinerías mexicanas y de transportación del producto”, señalaron los perredistas.

Agregaron que, si las refinerías mexicanas tienen altos costos respecto a otros países, como Estados Unidos, es porque el gobierno mexicano no invirtió en su modernización, ni en los diversos medios de transportación ni en mucha otra infraestructura que el país requiere a pesar de que en su momento tuvo altos ingresos por venta de petróleo que pudo destinar a ello.

Ahora, con el encarecimiento de la gasolina y el diésel, el gobierno le pasa el costo de su ineficiencia, incompetencia y derroche a la población.

Especialistas y consultores coinciden en que, pese a lo que diga el gobierno, este encarecimiento impactará en inflación, pues afectará costos directos de empresas transportistas y servicios públicos.

De hecho -puntualizaron Ortega, Saldaña, Ramírez y Pérez-, la mayor parte de organismos nacionales e internacionales, tanto públicos como privados, coinciden en que estos movimientos al alza de los combustibles conducirán a mayor inflación y a un peso más débil.

Por eso -concluyeron- es del interés de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhortar a la SHCP a presentar un informe detallado sobre las razones de los incrementos a gasolina y diésel, los montos recaudados por IEPS y su destino en el gasto público de este año.