DE NORTE A SUR

Guillermo Correa Bárcenas

  • Líder priista de la CNC pierde gubernatura de Nayarit
  • Lección de los comicios: en 2018, más difícil para el priismo

Entre las lecciones que han dejado los recientes comicios del pasado 4 de junio destaca que el PRI cada vez está peor, que ahora hasta con el juego sucio que enmarca el fraude histórico que lo ha caracterizado le resulta difícil ganar, que el voto verde, el de los campesinos, indígenas y demás ciudadanos del sector rural, que tantos sexenios le permitió gobernar, ya casi para nada le sirve y que una verdadera alianza sí lo puede derrotar en 2018, cuando esté en juego la Presidencia de la República.

Como sabemos, oficialmente los resultados de las elecciones han sido muy cerrados y seguro por eso habrán que intervenir el tribunal electoral en los casos, principalmente del Estado de México y de Coahuila, entidades en que el PRI asegura haber ganado, aunque la oposición ha expresado sus dudas.

Veracruz, en que sólo se disputaron alcaldías, el gran perdedor es el priismo. Igual ocurrió con la disputa del gobierno de Nayarit, donde el senador Manuel Cota Jiménez, líder de la Confederación Nacional Campesina (CNC) no supo o no pudo aprovechar el voto rural, en un estado donde es mayoría el sector, y, por consiguiente, se ignora de qué manera se pretenderá sacar del marasmo al grupo que tantos triunfos dio, en casi todo su historia, al partido oficial.

La derrota priista en la tierra de Amado Nervo y justo en el Centenario del nacimiento del estado de Nayarit fue asestada por Antonio Echavarría García, hijo de un ex gobernador con el mismo nombre, quien en 1999 acabó con la hegemonía del PRI en la entidad. “Toñito” como conocen al joven empresario participó por la coalición PAN-PRD, PT y PRS. En la derrota de Cota, mucho tuvo que ver la distancia que siempre guardó con él Roberto Sandoval, señalado de enriquecimiento inexplicable durante su mandato actual. También la aprehensión en Estados Unidos de Edgard Veytia, ex fiscal de Nayarit.

Todavía el primero de junio de hace dos años, el senador Manuel Cota Jiménez ofreció todo el respaldo de la CNC a tres paisanos suyos entonces candidatos a diputados federales –Ginni Ramírez, Jasmin Bugarin y Efraín Arellano— para que triunfaran porque, dijo, “el voto campesino, es un voto duro, es verde y es leal (es el) que decide ahora las elecciones…” En esa ocasión, el líder nacional de los campesinos de México, llamó a los hombres del campo a que en esa elección dieran su voto por los candidatos del PRI, porque, expresó,  no sólo se trata de ganar, sino de “mantener el interés supremo que es la nación, por eso no tengo duda, de que el voto de los campesinos es y será para los abanderados del Partido Revolucionario Institucional”. Dos años después, el domingo 4 de junio, el también presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería del Senado de la República no pudo ganar.

Lo cierto es que la debacle del voto verde priista se inició desde que fue candidato presidencial y meses antes líder PRI nacional Roberto Madrazo Pintado. El investigador de la Universidad Autónoma de Chapingo, Benjamín Correa Chávez, lo señaló muy bien en su momento al adelantarse en vaticinar que en los comicios de 2006 los campesinos romperían con esa tradición. Las causas, que en la actualidad son más fuerte, obedecían y obedecen a los desacuerdos en la designación de candidatos a cargos de elección popular; debilidad en los compromisos legislativos en favor de los productores; distanciamiento de varios gobernadores priistas con el sector campesino y las alianzas del PRI con partidos minoritarios.

En agosto de 2004 –citó a varios medios– en un congreso nacional extraordinario, integrantes de las corrientes cenecistas aclararon que si bien seguían siendo aliados del PRI, ya no estarían dispuestos a que les regatearan las candidaturas ni aceptarían alianzas con partidos minoritarios, que sólo se traducen en desprestigio, engaño y simulación. Es más, la dirigencia nacional, apoyada por líderes estatales, aclaró a Roberto Madrazo que los cenecistas no practicarían la sumisión ni aceptarían dádivas para la pobreza, ni simples promesas electoreras, y que buscarían alianzas estratégicas en busca de una relación de justicia y equidad. Fue así que otra central, la Unión General de Obreros y Campesinos de México (UGOCM), encabezada por José Luis Aguilera, rompió con el PRI, y su líder se pronunció abiertamente en favor del PAN. Siguieron el ejemplo otras organizaciones ya divididas. Apenas en las elecciones de 2000 el voto verde había girado en alrededor de los 6 millones de sufragios, pero aun así ganó el panista Vicente Fox.

Así, el voto verde, durante décadas fiel al PRI, se fue desmoronando. Tan importante era el sector, en materia política, que los panistas crearon a  UNIMOS, la Unión Nacional  Integradora de Organizaciones Solidarias, más conocida como la CNC Azul, a fin de cooptar el voto campesino.

Bueno, Óscar Brauer Herrera, cuando fue titular de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, dijo que los campesinos sólo servían para votar. Claro que sirven para otras cosas igual de importantes, como producir la comida que demandan quienes viven en México. Aunque Manuel Cota sepa ahora que el voto verde, el de los productores de las áreas rurales del país, ya no le es fiel al PRI, porque ni al propio líder de la CNC pudo hacer gobernador, el candidato fallido que ahora amenaza con volver a despachar desde las oficinas centrales cenecistas, donde impera la tristeza. No porque perdió, aclaran trabajadores y dirigentes, sino porque quiere regresar.

DESDE EL CENTRO

Roberto Borge, ex gobernador de Quintana Roo, acusado de múltiples irregularidades, principalmente despojos de tierras para destino turístico, fue aprehendido el día de las elecciones en Panamá, cuando se disponía a viajar a Paris. Si va a la cárcel como otros acusados de corrupción, los Duarte de Chihuahua y de Veracruz, por ejemplo, podría ayudar en algo al gobierno Federal de EPN, pero si no… La Unidad de Fuerza Indígena y Campesina advirtió de los peligros para para el medio rural el descuido del medio ambiente por parte de las naciones más poderosas como recientemente lo hizo Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Rocío Miranda Pérez, presidenta del organismo, aseguró que el efecto principal es el aumento en la inseguridad alimentaria y del agua en el orbe, por lo que se pronunció a favor de crear un Frente Mundial en Defensa de los Acuerdos de Paris… Héctor Padilla Gutiérrez, presidente de la AMSDA, consideró que el precio el aguacate seguirá caro en el país hasta agosto, cuando se multiplicará la producción… Yudith Paula Santiago Ramírez, locutora de la radio comunitaria Unión Zapata Mitla, fue asesinada el pasado 25 de mayo cerca de la capital oaxaqueña. (6 de junio de 2017)

 

[email protected]