Miembros de organizaciones civiles, realizaron una protesta muy singular a las afueras de la Cámara de Diputados, para declarar  infestado este recinto legislativo de “mosquitos cabilderos” de las industrias; refresquera y tabacalera, responsables de bloquear las políticas públicas  dirigidas a reducir el consumo de estos productos nocivos para la salud y son  causa de las principales epidemias que vive el país.

Las organizaciones Alianza por la Salud Alimentaria, Contrapeso, Fundación Interamericana del Corazón y de ALIENTO, coincidieron en señalar que los legisladores mexicanos son los nuevos “mosquitos del siglo XXI” porque son directamente ellos los responsables que enfermedades como la obesidad y el tabaquismo estén colapsando el sistema de salud pública.

Ataviado de disfraces de moscos, los manifestantes hicieron una representación escénica exactamente en la entrada principal del Palacio Legislativo en donde policías uniformados capturaron a los dos primeros mosquitos, representando las industrias refresquera y tabacalera. Mientras dentro, sesionaba la recién  conformada LXI Legislatura del Congreso de la Unión.

INDUSTRIAS TABACALERA Y REFRESQUERA

Alejandro Calvillo Una de la Alianza por la Salud Alimentaria, señaló que buscarán al igual que lo hicieron con la legislatura pasada, un acercamiento con los diputados, ya que su  trabajo es fundamental para frenar el grave problema de salud pública que existe en México por enfermedades como la obesidad, diabetes e hipertensión arterial

Reconoció que la regulación es buena pero no se cumple ya que existen muchas escuelas en el país donde a pesar de la prohibición que existe de vender bebidas endulzadas y productos con bajo o nulo nivel nutricional, lo siguen haciendo en detrimento de la salud infantil.

Por su parte Luis Manuel Encarnación, coordinador de la coalición Contrapeso, denunció que en la legislatura pasada, en el caso de obesidad, hubo mucha presión de parte de CONCAMIN, CANACINTRA, CONMEXICO y AMPRAC, que son cámaras industriales que buscan defender los intereses de la industria de los alimentos para evitar que cualquier tipo de política o regulación no sea aprobada.

“Lo que buscaremos con esta nueva legislatura, es evitar que los piquen estos nuevos “mosquitos del siglo XXI”  de las industrias refresquera, de alimentos y tabacalera y evitar que por estos conflictos de intereses y con evidencias científicas y no pagadas a modo, se frene o regule el consumo de estos productos”, añadió.